Síguenos

¿Qué estás buscando?

CIUDAD DE MÉXICO, 25ABRIL2019.- Jesús Ramírez Cuevas, coordinador general de Comunicación Social de Presidencia de la República, y Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, durante la conferencia matutina para resolver dudas de los comunicadores. Entre los temas destacaron la cuestión de la reforma educativa, aprobada el día de ayer en diputados, la industria petrolera, así como los apoyos a los afectados por la explosión de un ducto de combustible en Tlahuelilpan. FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM

Noticias

Empresarios ricos a costa de los pobres.

Atrincherado tras de su enorme escritorio de madera, Jesús Ramírez Cuevas, es elocuente en su exposición sobre las pretensiones de la Guía Ética presentada a la sociedad por el presidente López Obrador.

“Lo que queremos, es volver a colocar los valores del humanismo y de la convivencia y del respeto en el centro. Lo que antes se llamaba educación cívica, que se abandonó en las escuelas; queremos que vuelva a hacerse la reflexión de que es muy importante hacer conciencia de los valores que sustentan nuestras acciones y nuestras decisiones. Al hacerlas conscientes, te haces responsable; todos somos corresponsables de lo que está pasando, a diferentes niveles, obviamente. Habrá algunos más responsables que otros, pero si tenemos como sociedad para poder transformar democráticamente nuestra circunstancia económica, nuestra situación ecológica, el problema de la crisis civilizatoria que tenemos, pues tenemos que asumir la responsabilidad la parte que nos toca.

UNA MEJOR SOCIEDAD
“Este es un llamado a que volvamos a los valores básicos que nos puedan ayudar a tener una mejor sociedad y, de alguna manera, contrastar todo este individualismo, este egoísmo y este materialismo que nos ha deshumanizado. Es volver a las bases de tener una convivencia armónica sobre, primero, la idea de que todos somos responsables de todos, de que el amor al prójimo es eso; nosotros tiramos que el ser de izquierda, es ocuparse de los demás, trabajar para los demás, sin necesariamente o sin pensar en una recompensa o en algo a cambio. Todo esto, lleva a una reflexión de cuáles son las mejores prácticas o los mejores valores que hoy necesitamos para tener una sociedad democrática, abierta y libre y, además, donde la desigualdad no sólo social, sino cultural, la brecha digital vaya disminuyendo de tal manera que todos tengamos las mismas oportunidades y las mismas condiciones”.

–Desigualdad… hay estudios realizados por Pikkety y Sainz, la intervención del Estado, en comparación con Francia, Inglaterra. Redistribución del ingreso…

El vocero ataja antes de concluir nuestra pregunta: –A nadie se le ha pedido pagar más, sólo lo que por ley está establecido.

“Estoy de acuerdo, también, con que no se trata de quitarle al rico para darle al pobre, sino simplemente de que todos podamos disfrutar de la generación de la riqueza; las empresas tienen niveles de desempeño muy alto, o del nivel salarial, nuestro país no. Las ganancias de las grandes empresas, se han hecho a costa de los ingresos de los trabajadores; el salario se ha castigado por 40 años por más del 75 por ciento, perdió su capacidad adquisitiva. En cambio, la capacidad adquisitiva de los empresarios creció enormemente a grados exagerados, digo exagerado entorno a que si uno compara la riqueza nacional.

LÍCITO POSEER
“No estamos en contra de ningún tipo de generación de riqueza, o de apropiación de riqueza privada; de hecho en el punto 17 de La riqueza y la economía de la Guía Ética, dice: ‘No es más rico el que tiene más sino el más generoso’, y de hecho la primera parte, dice: ‘es lícito poseer y acrecentar bienes materiales, por medio de actividades comerciales, industriales, financieras, profesionales o de servicios siempre y cuando se haga con respeto a las leyes y con la conciencia de que la riqueza debe ser distribuida, y con la conciencia de que la riqueza debe ser distribuida porque es socialmente generada’.

Advertisement. Scroll to continue reading.

“O sea, nadie puede ser rico solo, tiene que ver quién lo produce, la mano de obra que lo produce, o incluso aunque lo produzcan las maquinas necesariamente tienes que contar con los consumidores, con la sociedad para poder traducir eso a una ganancia, por eso se requiere necesariamente del otro y eso es una condición sine qua non ahora es legítimo, y contribuye al desarrollo cuando se crean empleos dignos.

“En México, la mayoría de los trabajadores son salarios que no son decentes e igual las condiciones de trabajo, sobre todo en el norte del país, las jornadas de trabajo, sobrepasan lo que la ley marca. Cuando se distribuye al erario con impuestos justos y se respetan los intereses superiores del país y de la sociedad, como el cuidado del medio ambiente y la preservación de la soberanía, lo que dice aquí: ‘es lícito obtener ganancias, generar riqueza siempre y cuando respetes los derechos de los trabajadores, respetes la naturaleza, respetes las leyes que nos hemos dado para convivencia pacífica y que incluye pagar impuestos’. Esas son las condiciones. No se está pidiendo nada del otro mundo; no se trata de reducir la generación de la riqueza, sino que se tomen en cuenta los factores de la producción y los factores de la distribución, por decirlo de una manera muy sencilla.

FÓRMULA IDEAL
Jesús Ramírez va más allá, cuando dice que “la fórmula ideal, que sí requeriría de una transformación un poco más profunda, es que, normalmente, en el neoliberalismo se pensaba que la sociedad debería de estar al servicio de la economía.

“Nosotros queremos invertir la ecuación, queremos que la economía esté al servicio de la sociedad. Se hace la economía para comer, para poder tener bienes de consumo, y para el desarrollo tecnológico, no al revés y todo es para el bien de la humanidad sino llegamos a un especie de distopía, es decir lo contrario a la utopía, que es no importa lo que suceda yo voy a acumular riqueza y así como el dueño del planeta del libro de El Principito, que vivía solo, pero lleno de riqueza, y esa riqueza no la podía disfrutar con nadie ni siquiera consigo mismo; entonces, no necesariamente tenemos que replantearnos para qué es la generación de bienes de consumo; que hay un límite. No podemos estar generando bienes de consumo, mercancías si son a costa del medio ambiente, si es para acabar con el agua, o si contaminan o si son bienes que no se pueden biodegradar y por lo tanto van a permanecer en el planeta en esa calidad por miles de años”.

Te puede interesar

Advertisement