La falta del hábito del lavado de manos es un problema de salud pública.

6

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y diversas instituciones alrededor del mundo han enfatizado que el lavado de manos es una de las medidas más eficaces contra el COVID-19 y cualquier enfermedad. Este 15 de octubre Día Mundial de del Lavado de Manos 2020, te decimos ¿por qué el jabón es tan eficiente contra el coronavirus?

¿Por qué el jabón evita la transmisión del coronavirus?
Los virus como el SARS-CoV-2, poseen una capa de proteína y grasa a su alrededor, las cuales les permite adherirse mejor a la piel humano. El jabón que por su parte se conforma de una molécula que reacciona al agua y otra a la grasa, es capaz de desintegrar la capa que cubre al coronavirus, indica una publicación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

¿Cómo lo hace?
Al realizar un correcto lavado de manos, el jabón deshace la capa de grasa del virus haciendo que se desprenda de la piel, y el agua quita los residuos que existan.

Un buen lavado de manos evita el contagio de COVID-19 porque garantiza la limpieza de las extremidades con las que constantemente los individuos se tocan la cara o la boca.

¿Cómo hacer un buen lavado de manos?
Para que la higiene de las manos sea eficiente, ésta necesita realizarse de forma constante y por al menos 20 segundos; ya que ese es el tiempo que tarda el jabón en desintegrar la capa de grasa alrededor del coronavirus, si el tallado de manos se lleva a cabo por un tiempo menor, los expertos indican que no se garantiza el mismo resultado.

Si no se utiliza jabón durante al lavarse las manos, los virus pueden mantenerse en la piel gracias a su capa de grasa. De manera muy similar a como una gota de aceite puede mantenerse aislada en un vaso de agua.

¿Por qué es importante lavarse las manos?
De acuerdo con la OMS, el lavado tiene como objetivo “la antisepsia de las manos con el fin de reducir la flora microbiana transitoria”.

Daniel Pahua Díaz, del Departamento de Salud pública de la Facultad de Medicina de la UNAM, señala que “no lavarse las manos puede provocar no sólo el contagio de la COVID-19, sino de muchas otras enfermedades como las gastrointestinales, respiratorias, hepatitis A, conjuntivitis o incluso enfermedades de la piel”.

“La falta del hábito del lavado de manos es un problema de salud pública porque permite la transmisión de enfermedades. Con algo tan sencillo como hacerlo de manera correcta se podrían evitar muchos padecimientos”. Daniel Pahua Díaz, UNAM.

“Si traemos virus o bacterias en las manos, podemos ser un medio de contagio o contagiarnos de alguno de estos gérmenes”, agregó Díaz Pahua.