CRIPX denunció ataques y actos de intimidación y amenazas

31

Campeche, Camp. El Consejo Regional Indígena y Popular de Xpujil (CRIPX) denunció ataques, actos de intimidación y amenazas contra sus integrantes y dirigentes por oponerse a la construcción del Tren Maya en esa región y reiteró que el Fondo Nacional del Fomento al Turismo (Fonatur) se ha negado a proporcionarles información y documentación para el análisis, comprensión, posición y decisión respecto a ese proyecto.

“Lo único que hemos recibido por parte de FONATUR y demás instituciones de gobierno que se involucran en este megaproyecto, es información parcial, limitada, sesgada, poco clara y sin soportes o anexos” señalaron en un comunicado.

Denunciaron que el pasado 20 de septiembre fueron sustraídos de la habitación de la administradora del Consejo Regional información financiera, equipos y tarjetas bancarias. El martes 23 de septiembre otro compañero del CRIPX, recibió mensaje de amenaza por medio de Whatsapp.

“Este robo y amenaza se debe de comprender en el contexto de señalamiento que hemos sido objetos diversas organizaciones de la sociedad civil y como organización indígena de difamación, estigmatización y sobre todo de criminalización por parte del Estado mexicano.

“Tanto en medios gráficos, virtuales y de comunicación televisiva, por nuestra oposición organizativa, real, profunda y con identidad cultural, por los impactos a generar a nivel comunitarios, cultural, social, ambiental, productivo y turístico, del mal llamado Tren Maya”.

Señalaron que como organización han acudido a la mayoría de los eventos públicos a los que fueron invitados para escuchar y conocer todo lo relacionado con este megaproyecto, sean reuniones ante el Consejo Municipal, Consejo Técnico de la Reserva, Asamblea Informativas, reuniones de presentación de una parte de sus polos de desarrollo y cuando la Semarnat abrió la Consulta Pública, solicitaron que se registrara su participación y presentaron sus comentarios.

“La respuesta de Fonatur —agrega el CRIPX— ha sido la promoción de grupos de contraataque a nuestra organización y nuestras personas, más que de defensa del tren. Son grupos que dividen a las comunidades, buscan el protagonismo, se autonombran como las únicas, reproducen el discurso de descalificación de Fonatur y del Ejecutivo Federal, confundiendo a los campesinos, indígenas y pobladores de la región”.

Acusaron al Gobierno de la República de fabricar mentiras, de proporcionar información a medias, de perseguir a la disidencia y de fomentar las falsas promesas de participación y acceso a beneficios sin documentos sobre lo que realmente es el Tren Maya.

El CRIPX, a diferencia de otros grupos, promueve el conocimiento, la divulgación de los derechos individuales, colectivos y sobre todo la defensa del territorio de los pueblos indígenas, enfatizó la organización campesina.

Por ello, responsabilizaron al gobierno mexicano de la integridad física de sus compañeras y compañeros y lo exhortaron a “dejar de administrar conflictos al dividir las comunidades, promoviendo el encono, el rencor, la criminalización y la estigmatización hacia el CRIPX y hacia otras organizaciones que defendemos los derechos en general, los Derechos Humanos y los derechos de la naturaleza. Dichas prácticas de división y conflicto no son nuevas y lamentamos profundamente el recrudecimiento de estos mecanismos corruptos que lo único que fomentan es la violencia y la justificación de la violencia institucionalizada”.

También hicieron responsable al gobierno mexicano en todos sus niveles, del mal uso, manipulación de la información sustraída indebidamente, del equipo que le fue robado a la administradora de esta organización, así como del destino y mal uso de la información financiera que contenía. “Hemos presentado las denuncias penales para que se investigue y se dé con los responsables de este ataque” señalaron.