¿Cómo se transmite la Hepatitis C?

8

La hepatitis C es una enfermedad del hígado causada por el virus del mismo nombre (VHC): el virus puede causar hepatitis aguda o crónica, cuya gravedad varía entre una dolencia leve que dura algunas semanas y una enfermedad grave de por vida.

La hepatitis C es una importante causa de cáncer hepático. El tipo más común es el de hígado.

¿Cómo se transmite la Hepatitis C?
El virus de la hepatitis C se transmite a través de la sangre.

Generalmente se transmite:

Por consumo de drogas inyectables y por compartir el material de inyección
Por reutilización o esterilización inadecuada de material médico, sobre todo jeringas y agujas, en entornos sanitarios, en lugares de tatuajes o perforaciones corporales insalubres
Por transfusiones de sangre y productos sanguíneos sin analizar;
Por prácticas sexuales que conllevan exposición a la sangre
Una madre infectada por el virus puede transmitir el virus al bebé
La OMS estimó que en 2016 murieron unas 399 mil personas debido a la hepatitis C, sobre todo por cirrosis y carcinoma hepatocelular (cáncer primario del hígado).

Ante la sospecha de uno de los factores de riesgo, se debe evitar:

Compartir instrumentos punzo cortantes de uso personal (rastrillo, cepillos de dientes, corta-uñas).
Evitar donar sangre órganos y tejidos.
Evitar intercambio de equipo de inyección en usuarios de drogas
En caso de un accidente, se debe cubrir de forma correcta cualquier herida sangrante con la finalidad de evitar el contacto de la sangre con otras personas
Se debe recomendar realizar prácticas de sexo seguro y fomentar el uso de preservativo
Se debe considerar la vacunación contra hepatitis A y B en pacientes infectados con hepatitis C.

Todo infectado por VHC, debe recibir asesoramiento sobre las medidas para prevenir la transmisión de la infección a otros usuarios.

Síntomas de la hepatitis C
El periodo de incubación de la hepatitis C puede variar de dos semanas a seis meses. Tras la infección inicial, aproximadamente un 80% de los casos son asintomáticos. Aquellos con sintomatología aguda pueden presentar fiebre, cansancio, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, dolor abdominal, orina oscura, heces claras, dolores articulares e ictericia (coloración amarillenta de la piel y la esclerótica ocular).

Una vez diagnosticada una infección crónica por VHC se deberá evaluar la magnitud del daño hepático

Cifras de la OMS, estimaban en julio del 2020, que en el mundo ya había 71 millones de personas con infección crónica por el virus de la hepatitis C.