Síguenos

¿Qué estás buscando?

nacional

La 4T cambió la mentalidad de los mexicanos.

–¿Considera usted que el consumismo y el capitalismo han influenciado para que la sociedad mexicana tenga este pensamiento? –se le cuestiona.

Jesús Ramírez Cuevas no duda cuando expone que el individualismo exacerbado y el consumismo están asociados.

Lo dice así:

“Si yo sólo veo por mí, y pienso para mí, y alrededor de eso está hecha la publicidad, ese es un engaño, digamos, psicológico; porque el bienestar está en uno mismo, en la capacidad que tengo de comprender y de convivir con los demás, pero no a través de un elemento tercero que es: yo compro cosas para sentirme bien porque estoy deprimido. Yo no lo veo sentido, o no lo veo sentido que es contrario a mi deseo.

“Un poco la idea es no ir a los extremos, ni enrolar al individuo ni un colectivismo que termina por acabar con el individuo, sino hacer un equilibrio entre el individuo y la sociedad, entre lo colectivo y lo espiritual, entre los derechos humanos de las personas y los derechos humanos de la colectividad, porque también hay bienes comunes que no pueden tratarse como una mercancía, como lo son el aire y el agua, que son elementos esenciales. Si uno los convierte en mercancía, como ahora pretenden cotizar en la bolsa el agua, esto va a llevar a la destrucción de la humanidad, porque va a llevar al último nivel de sobrevivencia, a una guerra por su apropiación, o su distribución.

BIENES ELEMENTALES
“Hay bienes comunes, que son los bienes elementales de la vida que tienen que seguir siendo comunes, y su gestión debe ser colectiva a través del Estado, a través de instituciones, a través de los pueblos, pero no puede ser una mercancía que pueda ser apropiada individualmente, porque eso lleva a que tú puedas legítimamente en la ley del mercado quitarle a la gente su propia sobrevivencia, y ahí es donde se legitima el derecho de rebelión, cuando está en juego la vida. Por eso necesitamos tres reflexiones éticas, para encontrar respuestas las más adecuadas y las que nos llevan a tener sustentabilidad en el futuro; es decir, esta cuestión comercial del agua, nos va a llevar a la guerra civil de la humanidad, porque no garantizamos que todos tengan acceso al consumo mínimo de agua.

“Esos son derechos humanos irrenunciables; también tiene que haber equilibrio entre esos derechos individuales y colectivos y el derecho a la generación de la riqueza, pero también el derecho a la sobrevivencia y a vivir bien. Se habla mucho del trabajo, pero también el derecho al ocio; hay gente que no tiene derecho al ocio, ni siquiera al descanso, o el acceso a la cultura, que son elementos centrales de la vida, porque no se puede trabajar casi como esclavos y no disfrutar la vida, porque entonces también se vuelve algo enajenante, algo totalmente degradante que tiene consecuencias en la vida familiar, en la personal y en la vida social.

Advertisement. Scroll to continue reading.

“Sí, se trata de una reflexión más profunda de la sociedad que queremos, también de que esta sociedad esté a nuestro alcance a través de las decisiones que tomamos, a través de esta concientización que se va generando y va ayudando a que la gente construya comunidad y así se pueda ejercer en comunidad; hay derechos individuales, pero la general, se hace con la colectividad, se hace con leyes, se hace con compartimientos y con organización también.

LOS VALORES MORALES, SUSTENTO DEL ESTADO
“También todo eso tiene que ver con esta necesidad de que, para que tengamos una sociedad democrática, necesitamos una sociedad participativa. Para tener una sociedad sustentable en el futuro, necesitamos una sociedad que respete el medio ambiente, a las personas, a los derechos humanos, pero también que se respete así misma, porque una persona que ofende, y que falta al respeto al otro, en el fondo se está faltando al respeto así mismo. La filosofía más originaria, desde los griegos, el cristianismo o el propio humanismo y la misma Biblia, dice cómo uno debe tratar a la gente, cómo quiere ser tratado. Es una verdad de Perogrullo, pero ya no se practica, se nos olvida, luego nos quejamos de que me trata mal, pero no tenemos conciencia de cómo nos comportamos”.

Jesús Ramírez Cuevas sostiene que, en la transformación del país, no faltan quienes se preguntan por qué el gobierno se mete en estos temas de la vida cotidiana y de los valores, a los que responde:

“Porque son el sustento de los Estados, de las sociedades, de las grandes estructuras, de las políticas económicas y culturales no educativas; queremos que cambie la educación, haciendo que nos inculque el respeto a los demás, que nos inculque el respeto a la naturaleza, que nos ayude a tener prácticas de consumo sustentable y responsable y que de alguna manera nos vaya también confeccionado en una vida más sana.

“Hoy, la cuestión de la salud, la salud emocional, la salud mental, se ha dejado a un lado y son elementos centrales; hoy lo vivimos con la pandemia, o sea, la salud es lo que comemos, o nos da salud o nos enferma, y también nos genera vulnerabilidades que nos hace susceptibles a padecer enfermedades como la obesidad.

“Ahora que está en el centro el tema de la salud, también tenemos el tema de la salud mental, el encierro, el confinamiento ha llevado a esta desesperación en ciertos sectores, a la depresión de otros, al crecimiento de fenómenos como el estrés; los factores de ansiedad, son enfermedades de la sociedad contemporánea y tenemos que hacernos cargo; no es un asunto de pastillas o de tranquilizantes. Hay que calmar el corazón, para poder tener una vida tranquila, porque el corazón se agita mucho, porque la cabeza quiere ir a varios lados al mismo tiempo, o luego nos angustian ideas que no tienen sustento en el hoy; la gente piensa en el futuro o en un futuro gris y le angustia el futuro, pero no piensa en el presente.

“Tienen todas estas cosas que son parte de la Cuarta Transformación, y luego encaminado con eso es importante, porque para llegar a este gobierno que encabeza López Obrador, hubo una transformación de la mentalidad de los mexicanos, una mentalidad, un cambio cultural hacia los derechos, hacia la apertura del respeto a los demás y, sobre todo, y algo muy importante de una votación democrática buscada por la vía pacífica, para que pudiera ser posible el cambio; parecen cosas muy simples, pero para la historia de este país son cosas muy importantes, porque el país ha sufrido muchas transformaciones pero han sido violentas, o han tenido que recurrir a la violencia porque no había salida.

Advertisement. Scroll to continue reading.

“Las instituciones o el establecimiento político y económico, no permitían cambios. Aquí, afortunadamente, en la vida democrática, superó la resistencia de cambio y abrió el horizonte a la Cuarta Transformación, esto es lo que nos antecede, digamos un cambio de mentalidad. Tenemos que seguir profundizando sobre este cambio de mentalidad, cultural de valores de prácticas y de, finalmente, la filosofía. Es eso, no son los conceptos que tenemos que dan sustento a nuestras acciones”.

Continuará

Te puede interesar

Advertisement