“No más violencia, transgresión ni vandalismo”, pide Trump a sus seguidores

4

Luego de que el Buró Federal de Investigaciones (FBI) advirtió que se preparan movimientos armados y violentos para el 20 de enero, día en que asume el presidente electo Joe Biden, Donald Trump, mandatario saliente, pidió a sus seguidores “no más violencia, transgresión de la ley ni vandalismo de ningún tipo” para así alcanzar una transición ordenada del poder.

Kayleigh McEnany, vocera de la Casa Blanca de Washington D.C., emitió un tuit con el mensaje de no violencia de Donald Trump:

“A la luz de los informes de más manifestaciones, insto a que NO debe haber violencia, NO transgresión de la ley y NO vandalismo de ningún tipo. Eso no es lo que yo represento, y no es lo que Estados Unidos representa. Hago un llamado a TODOS los estadounidenses para que ayuden a aliviar las tensiones y calmar los ánimos. Gracias”. Donald Trump.

Donald Trump y la violencia
Mientras la Cámara de Representantes avanza hacia una votación para convertir a Donald Trump en el primer presidente de Estados Unidos en ser sometido dos veces a juicio político, el líder del Partido Republicano en el Senado, Mitch McConnell, rechazó los llamados demócratas para volver a convocar a un juicio inmediato, casi asegurando que Donald Trump lo hará.

  • La Cámara votará un artículo de juicio político acusando a Donald Trump.
  • “Incitación a la insurrección” y violencia en el Capitolio, la acusación formal.

Hace una semana, una turba pro Donald Trump arrasó el Capitolio de Estados Unidos en un ataque mortal: los alborotadores interrumpieron la certificación formal de la victoria del presidente electo demócrata Joe Biden sobre Donald Trump en las elecciones del 3 de noviembre, y enviaron a legisladores a la clandestinidad para proteger sus vidas. Joe Biden asumirá el cargo el 20 de enero.

La violencia incitada por Donald Trump
Los radicales actuaron tras un discurso incendiario que Donald Trump pronunció ante miles de simpatizantes en el que repitió afirmaciones falsas de que la elección fue fraudulenta y los instó a marchar hacia el Capitolio. Cinco personas, incluido un oficial de policía, murieron como resultado de la violencia, misma de la que ahora se deslinda el presidente republicano saliente.