Francisco I. Madero fue un empresario y político que se proclamó en contra del gobierno de Porfirio Díaz.

50

Francisco I. Madero es uno de los personajes más reconocidos dentro del periodo de la Revolución Mexicana, cuyo inicio se conmemora el 20 de noviembre; por ello, te decimos quién fue y cuál fue su papel en la historia de México.

Francisco I. Madero fue un empresario y político que se proclamó en contra del gobierno de Porfirio Díaz; por su postura suele considerarse como uno de los principales personajes que impulsó la Revolución Mexicana en 1910, un conflicto que lo llevó a la presidencia de la República desde el 6 de noviembre de 1911 hasta 1913, cuando fue traicionado y asesinado.

Apodado como el “apóstol de la Revolución“, Madero, que nació en la hacienda “El Rosario” en Parras de la Fuente, en el estado de Coahuila, el 30 de octubre de 1873, inició la parte más representativa en su carrera política cuando en 1909 fundó el Partido Nacional Antireeleccionista, un partido opositor al de Porfirio Díaz que había gobernado desde 1877.

1910, un año decisivo para Madero
Por ese partido, Madero fue candidato y ganó mucha popularidad en 1910; sin embargo, el gobierno lo mandó encarcelar en San Luis Potosí; lo acusaron de conato de rebelión y ultraje a las autoridades. Después de ser liberado viajó a los Estados Unidos y, desde San Antonio, Texas, promulgó el Plan de San Luis, con el que pidió el levantamiento en armas para derrocar el gobierno de Díaz.

El lema de “Sufragio efectivo. No reelección” es una de las frases más significativas de Francisco I. Madero.

El 20 de noviembre de ese año decidió materializar la Revolución, en Piedras Negras, Coahuila, pero no logró el impacto que esperaba; entonces viajó a Ciudad Juárez, Chihuahua, para cumplir su objetivo. En 1911 Díaz renunció al cargo y Madero llegó al poder.

No quiere decir que cuando llegó Madero a la presidencia terminara la Revolución, no. El movimiento armado que duró al menos hasta 1920 y que dejó más de un millón de muertos, fue importante para dar visibilidad a las mujeres, quienes se ganaron el mote de “Adelitas”, en honor de Adela Velarde, considerada la primera “adelita” o “soldadera.

El gobierno de Madero no duró mucho tiempo. El 22 de febrero de 1913, tras un “golpe de Estado”, Madero y su vicepresidente fueron torturados y ejecutados por gente de Victoriano Huerta (un militar), que fue presidente de 1913 a 1914.