Calígula era conocido por ser excéntrico y tiránico.

9

Debajo de un edificio de oficinas del siglo XIX en el centro de Roma fueron descubiertos los restos de un palacio lujosamente decorado con jardines exóticos, que pertenecía al tercer emperador romano, Cayo Julio César Augusto Germánico, también conocido como Calígula.

Después de tres años de excavaciones, un grupo de arqueólogos hallaron jardines con fuentes y pabellones, cuyos interiores estaban cubiertos de frescos y complejas decoraciones de mármol policromado, informó Daniela Porro, supervisora especial de arqueología de Roma.

La parte central llamada Horti Lamiani estaba rodeada de muros con frescos de escenas marítimas y los diferentes niveles del jardín estaban conectados con una escalera de mármol blanco.

“Podemos imaginarnos al emperador Calígula caminando por esta monumental escalera para disfrutar del espectáculo de un palacio construido según un modelo helenístico y oriental, que combinaba la grandeza arquitectónica y el gusto decorativo con el virtuosismo de las ninfas, las fuentes y los espectáculos acuáticos“ Mirella Serlorenzi, directora del sitio arqueológico

Lujos de Calígula
Entre los artefactos extraídos del sitio hay joyas, monedas, huesos de animales y un broche de metal perteneciente a un guardia imperial.

Además, en la colección de animales que tenía Calígula en ese palacio había avestruces, ciervos e incluso osos.

También se encontraron semillas de distintas plantas que fueron importadas de todo el imperio. “Los restos cuentan historias increíbles, empezando por los animales”, subrayó Serlorenzi.

“Hemos encontrado huesos de la pata de un león, el diente de un oso, y huesos de avestruces y ciervos. Podemos imaginar a animales corriendo libres en este paisaje encantado. Pero también a los animales salvajes que fueron usados para el circo privado del emperador“ Mirella Serlorenzi, directora del sitio arqueológico

Según los expertos, el palacio fue construido por Lucio Aelio Lamia, rico senador y cónsul que heredó su propiedad a Calígula, que se hizo cargo de ella en el 37 d. C., al convertirse en emperador.

La idea de las autoridades italianas es convertir el hallazgo en un museo donde se pueda exhibir lo que se encontró en la excavación. Para eso están trabajando en conjunto con Enpam, un instituto de pensiones para médicos que está ubicado en la Piazza Vittorio Emanuele II, en el centro sureste de Roma, debajo de cuyos cimientos se escondía el palacio del emperador Calígula.

¿Quién fue Calígula?
El breve reinado de Calígula estuvo marcado por los excesos, desde erigir dos templos en honor a su figura para ser venerado como un dios hasta nombrar a su caballo Incitato cónsul del imperio.

El excéntrico y tiránico gobernante romano llegó al poder a la edad de 24 años, en el 37 d. C. siendo el tercer emperador en ostentar el título de César.

Nació en el año 12 d. C. y era hijo del renombrado general Germánico y su esposa Agripina la Mayor. Su apodo, Calígula, que significa “bota pequeña”, era una referencia al diminuto uniforme con el que lo vestían sus padres.

Calígula se convirtió en heredero del trono romano después de ser adoptado por su abuelo Tiberio, al quedar huérfano por la muerte de su madre y hermanos en la cárcel acusados de traición.

Una enfermedad grave -posiblemente epilepsia o hipertiroidismo- cayó sobre el gobernante muy poco tiempo después de llegar al trono, lo que cambió su personalidad, volviéndolo un trastornado y un psicópata.

Entregado al hedonismo, al sexo desenfrenado, al incesto, la glotonería y la violencia extrema, el emperador era temido por torturar por placer incluso a los senadores de más alto rango, a quienes hacía correr kilómetros delante de su cargo.

Su lujoso estilo de vida agotó el tesoro romano más rápido de lo que pudo reponerlo con impuestos y extorsión.

En el año 41 d. C. Calígula fue asesinado a puñaladas junto con su esposa e hija a manos de oficiales de la Guardia Pretoriana al mando de Cassius Chearea.