“LO MÁS IMPORTANTE ES QUE NO SE PIERDAN VIDAS HUMANAS”

2

MÉXICO. Estamos ayudando a los gobiernos estatales y contamos con el apoyo de todas las dependencias federales, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador sobre las acciones para hacer frente a las inundaciones en Chiapas, Tabasco y Veracruz que se registraron en los últimos días.

“Lo más importante es que no se pierdan vidas humanas. Lo material se repone, lo más importante es la vida. Vamos saliendo
adelante”, aseveró.

En Tabasco el saldo es de cinco personas fallecidas, 148 mil personas afectadas y 35 mil 982 viviendas con penetración de agua.

De 17 municipios de la entidad, 13 tienen afectaciones severas. Entre los daños en materia de infraestructura destacan cuatro
puentes caídos, 33 cortes carreteros, siete deslizamientos de tierra, cinco árboles caídos y ocho corrientes desbordadas.

Adelantó que al término de la reunión para la aplicación de la estrategia de atención y prevención de inundaciones en Palacio Nacional, este martes viajará a Tabasco, Veracruz, y Chiapas.

En Veracruz, dijo, son 20 mil 149 personas afectadas y 5 mil 79 viviendas con penetración de agua. No hay fallecidos.

En Chiapas reportan 22 personas fallecidas. En 32 municipios se
contabilizan 16 mil personas afectadas y 19 mil 486 viviendas con
penetración de agua.

Informó que el pronóstico es de diez días con sol y sin lluvia, lo
que permitirá seguir atendiendo a la población que padeció las inundaciones.

LLUVIAS HISTÓRICAS
El mandatario dijo que en Tabasco la lluvia alcanzó volúmenes
históricos y celebró que las precipitaciones se redujeron considerablemente; al mismo tiempo, comentó que el pronóstico para los siguientes días es la disminución del potencial de lluvias.

Explicó que durante el fin de semana la situación se tornó complicada debido a que la presa Peñitas se llenó completamente y el agua de las inundaciones tarda en salir al mar por la desembocadura de los ríos.

ENTÉRATE
• Entre los daños en materia de infraestructura destacan cuatro puentes caídos, 33 cortes carreteros, siete deslizamientos de tierra, cinco árboles caídos y ocho corrientes desbordadas.