“Baby Shark” tiene más de siete mil 54 millones de reproducciones en YouTube.

7

“Baby Shark”, la pegajosa canción infantil que se popularizó hace cuatro años, se convirtió en el video más visto de la plataforma YouTube con un total de siete mil 54 millones de reproducciones, desbancando a la canción “Despacito” de Luis Fonsi y Daddy Yankee que cuenta con siete mil 38 visualizaciones.

Es un tema infantil grabado por la cantante coreana-estadounidense Hope Segoine y producida por la compañía educativa surcoreana Pinkfong.

Mediante un comunicado, Min Seok Kim, consejero de la empresa creadora, dijo que se sienten muy honrados con el récord y agradeció a todos sus seguidores por el apoyo.

“Nos sentimos muy honrados por este récord y seguiremos enfocados en la producción de entretenimiento de alta calidad más allá de las plataformas digitales”. Min Seok Kim

El video cuenta la historia de un tiburón bebé que habita en el fondo del mar junto a su familia y a lo largo del clip se va presentando su mamá, su papá, la abuela y el abuelo.

Todos juntos deciden salir a cazar y es en ese momento cuando varios peces pequeños que pasan por allí huyen hasta que finalmente logran ponerse a salvo.

Se estima que Pinkfong ha ganado más de 5.2 millones de dólares solamente con el video de YouTube.

El origen de “Baby Shark”
Algunas teorías apuntan que esta canción tiene su origen en los años setenta derivada del éxito del filme “Tiburón” del director Steven Spielberg que se convirtió en un éxito en todo el mundo.

Otra versión indica que la canción fue escrita en la década de los noventa por dos educadoras estadounidenses llamadas Shawnee Lamb y Robin Davies.

Así que comenzó a ser utilizada en campamentos infantiles de Estados Unidos y de Alemania donde la conocieron como Kleinner Hai.

Ninguna de estas versiones tuvo tanto éxito como la que grabó Pinkfong que se volvió viral rápidamente en redes sociales, ya que utilizaron el hashtag #BabySharkChallenge en donde los usuarios subían su video bailando la coreografía.

El tema se volvió muy atractivo para los menores, ya que las frases repetidas facilitaban su aprendizaje.

Hace dos años, Jamie Oh, director de marketing de Pinkfong, contó que esta canción es un ejemplo de lo que será el K-Pop para las próximas generaciones.

“Baby Shark de Pinkfong está muy de moda, tiene un ritmo muy alegre y movimientos de baile. La animación es muy vívida. La llamamos K-Pop de la próxima generación”. Jamie Oh,

Este año se grabó una versión de “Baby Shark” para promover una buena higiene de manos en los menores con el fin de combatir el COVID-19, situación que volvió a popularizar la canción.