Francia tras las cuerdas: vuelve el toque de queda por COVID-19

8

El Gobierno de Francia, encabezado por el presidente Emmanuel Macron, restablecerá el estado de emergencia o toque de queda a partir del próximo viernes 17 de octubre a la medianoche en nueve ciudades, incluyendo París, para frenar el aumento de contagios del coronavirus (COVID-19), por lo que esta potencia europea se suma a otras que lidian con el rebrote de este padecimiento.

Emmanuel Macron comentó que el toque de queda en las nueve ciudades de Francia se realizará de las 21:00 horas a las 06:00 horas del día próximo y durará al menos un mes para enfrentar al COVID-19; las personas que no cumplan con las indicaciones, serán sancionadas con una multa de 135 euros. Un acta emitida por la reunión del Gobierno asegura lo siguiente:

“En vista de su propagación por el territorio nacional, la epidemia de COVID-19 constituye un desastre sanitario que, por su naturaleza y gravedad, pone en peligro la salud de la población. Justifica la declaración de un toque de queda para que se puedan tomar medidas estrictamente proporcionales a riesgos para la salud y adecuadas a las circunstancias de tiempo y lugar (en Francia)”.

El presidente Emmanuel Macron, hablando en cadena nacional sobre el toque de queda por COVID-19 en Francia.

El toque de queda por COVID-19 en Francia también deberá ser acatado en Marsella, Lyon, Montpellier, Lille y Toulouse, entre otras, a partir del fin de semana. Naciones europeas extienden sus restricciones mucho más allá de la vida social, cerrando los colegios, cancelando operaciones y reclutando a legiones de estudiantes de medicina mientras las desbordadas autoridades se enfrentan al COVID-19 que regresa en invierno.

Las potencias y sus debilidades

Grandes economías europeas como Alemania, Reino Unido y Francia han resistido hasta la fecha la presión para cerrar sus colegios, una decisión que generó grandes complicaciones en primavera, ya que muchos padres tuvieron que compaginar el cuidado infantil con el trabajo desde casa. Reino Unido, Francia, Rusia y España registraron más de la mitad de los nuevos casos hasta el 11 de octubre.