Checo Pérez roza nuevamente el podio en el Gran Premio de Eifel

17

Checo Pérez lo intentó hasta el final pero un Safety Car frustró su estrategia para llegar al podio. El mexicano terminó en cuarto lugar por segunda carrera consecutiva y, aunque no pudo superar a Ricciardo por el tercer sitio, realiza una destacada actuación en el Gran Premio de Eifel de la Fórmula 1. Mención honorífica para su coequipero, Nico Hulkenberg, obteniendo un octavo puesto tras largar en el fondo y además, nombrado el Piloto del Día… gran relevo de Stroll.

Sin embargo, el hombre del momento se llama Lewis Hamilton. Su victoria 91 lo pone finalmente a la par de Michael Schumacher, Todo lo contrario para el otro Mercedes, Valtteri Bottas, quien abandonó el circuito de Nurburgring luego de haber conseguido la Pole y la desventaja respecto a su compañero es de 69 puntos a falta de seis pruebas para el final.

El instante más emotivo del día llego cuando Mick, hijo de Michael, le entregó el casco de su padre al británico en homenaje por haber alcanzado dicha marca.

El intenso arranque de la carrera y la mala fortuna de Bottas

Desde el inicio, los Mercedes entraron en guerra por el primer sitio, mismo al que Valtteri se aferró sin dejar de pisar el acelerador a pesar de los ‘ataques’ de Hamilton. Sin embargo, para la fatídica vuelta 13, realizó un plano en la rueda delantera, lo que aprovechó Lewis para ser el nuevo líder (y nunca más lo dejó de ser) y Bottas tuvo que ir a pits. A pesar de regresar con buenas sensaciones, su motor falló y terminó abandonando.

Checo Pérez remontando posiciones

Por su parte, Checo pronto obtuvo el octavo sitio tras la largada. La confianza del mexicano se notaba a través de su monoplaza y un manejo agresivo, siempre pisando los talones al de enfrente. Racing Point aguantó 30 vueltas para su primer parada en los boxes, lo que le permitió al mexicano colocarse hasta el tercer lugar antes de hacer el cambio de goma.

A su vuelta a la pista, el tapatío pronto acechó a Norris, primero, y luego al Ferrari de Leclerc, sin embargo, el Renault de Ricciardo le complicó la misión de seguir escalando peldaños.

El Safety Car que frustró a Checo

Las sensaciones eran magníficas para Checo alrededor de la vuelta 43, ya que le comía siete décimas por vuelta a Ricciardo y todo pintaba para luchar seriamente por el podio… hasta que el motor de Lando Norris falló e ingresó el Safety Car. Tanto Checo como Ricciardo fueron a pits para cambiar a goma roja y pelear al tú por tú, lo que permitió a Daniel recuperar el ritmo luego de la resalida.

A pesar de un monumental esfuerzo, Pérez rozó el podio por segundo circuito al hilo y llega a 56 puntos en la clasificación de pilotos, uno por detrás de Lance Stroll (8º).