Donald Trump, infectado de COVID-19, dejará hospital la tarde del lunes.

8

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, anunció que dejará el Centro Médico Walter Reed, hospital en el que se está recuperando de COVID-19, a las 6:30 de la tarde (horas de Washington). “Me siento realmente bien”, escribió, y llamó a los estadounidenses a no tenerle medio al nuevo coronavirus: “No dejes que domine tu vida”.

Afirmó que Estados Unidos ha desarrollado, bajo su administración, “algunos medicamentos y conocimientos realmente excelentes” contra esta enfermedad que, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha infectado al 10% de la población mundial.

Trump, COVID-19 y el mundo
Donald Trump saldrá del hospital mientras la pandemia de COVID-19, que según la OMS ya habría infectado al 10% de la población mundial, se ahonda en Europa, donde vuelven las restricciones. El COVID-19 es una gran “llamada de atención” para la comunidad internacional, estimó el lunes el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Donald Trump, de 74 años, pasó tres noches en el hospital Walter Reed, en las afueras de Washington, y el domingo salió a saludar a sus partidarios reunidos afuera del sanatorio, desde un vehículo y usando cubrebocas, iniciativa que suscitó críticas de los expertos, en especial por los riesgos que corrieron quienes lo acompañaban, aunque su entorno aseguró que se tomaron las precauciones “apropiadas”.

Varios allegados a Donald Trump, incluyendo a su esposa Melania Trump, contrajeron el COVID-19 y el último caso conocido este lunes es el de la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany. Estados Unidos tiene 209 mil 734 fallecidos y 7.4 millones de contagios. Nueva York, epicentro de la pandemia en abril, prevé volver a cerrar escuelas, restaurantes y comercios no esenciales en nueve barrios a partir del miércoles.

Tras las críticas emitidas por los medios de comunicación, que reprobaron que Donald Trump haya salido del hospital a bordo de un auto, el aludido respondió en Twitter que lo hizo para agradecer a sus seguidores “las horas e incluso días” que permanecieron afuera del hospital Walter Reed para manifestar su apoyo. Reviró al decir que si no lo hubiera hecho, los medios de todos modos lo habrían tachado de “grosero” o “rudo”.