LOCATARIOS EN BUSCA DE NUEVAS ESTRATEGIAS

32

Las afectaciones son para todos, tanto para la economía formal como la informal, la primera incluye a las pequeñas y medianas empresas.

CAMPECHE. Ante la crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus, grupo de locatarios se han organizado y tratan desesperadamente cada día incentivar el comercio y el consumo de productos campechanos, y es que la población poco a poco ha dejado de visitar los principales comercios de la capital, sobre todo el mercado principal Pedro Sainz de Baranda.

Actualmente locatarios han tenido que buscar nuevas estrategias para promocionar los productos, los cuales promueven en diferentes comercios y compañías de la localidad; sin embargo, no comprenden por que los campechanos prefieran consumir en otros sitios, tales como supermercados y otras grandes empresas.

A pesar de que ofrecen precios justos, la ciudadanía ya casi no sale de casa y prefiere usar aplicaciones o buscar sus productos con repartidores pues temen visitar el mercado principal y los negocios del Centro Histórico; es un hecho que consumir productos locales implica muchas cosas, por ejemplo, ir a comprar directamente al mercadito de la colonia en vez de ir la tienda de autoservicio; comprar productos traídos directamente de los campos, lo cual, además, ayudaría a rescatarlos.

Pero al consumir local, estaríamos ayudando en la activación del comercio campechano, y evitaríamos la fuga de consumidores, lo cual beneficiaría directamente a los productores locales, pero actualmente los consumidores acuden a las grandes cadenas de autoservicio, que han ganado la mayor parte de terreno en los últimos años, ya que les resulta mucho más fácil y rápido hacer sus compras en estos lugares.

Es por eso la importancia de empezar a cambiar esos hábitos y hacer que la economía del estado crezca, generando un flujo interno en donde el dinero se quede en nuestra región, otra de las ventajas que tiene el consumir productos
locales, es que estaríamos comiendo más sano, ya que muchos de los alimentos que adquiriríamos serían productos orgánicos, salidos del campo mexicano, lo cual también ayudaría a la economía de los campesinos.