BORRACHERAS, PLEITOS Y HERIDOS

105

DESDE QUE SE SUSPENDIÓ LA LEY SECA EN LA ENTIDAD, LA MOVILIDAD SOCIAL, LAS REUNIONES Y LAS COMPRAS DE PÁNICO HAN AUMENTADO DE MANERA EXTRAORDINARIA.

Campechanos se enfrentan a la etapa de más contagios de coronavirus en la entidad, con el levantamiento de la Ley Seca, a pesar de que el consumo de este producto no es de primera necesidad, la población le da más
prioridad a su vicio en vez de su salud; sin embargo, esto representa una oportunidad para varios negocios pues al reanudar las ventas de bebidas alcohólicas sus ganancias serán altas.

Para la gran mayoría de la población, asegura que la reapertura de establecimientos con venta de alcohol podría desencadenar contagios de Covid-19, ya que mucha gente no colabora con las medidas preventivas y el estado
de Campeche sigue señalizado en el color amarillo, es decir, está aún en alto riesgo de contagio. Esto sin duda, es un tremendo error, pues se esperan que los resultados sean drásticos y el día de mañana posiblemente la gente se esta lamentando pues aún nos encontramos en la etapa más crítica de contagios; cabe destacar, que desde que se levantó la Ley Seca, los accidentes automovilísticos, las riñas familiares, las reuniones han estado
imparables, por ello se destacó que la prohibición de bebidas embriagantes se debió permitir hasta que el semáforo epidemiológico se encontrara en color verde, cuando esté totalmente fuera la pandemia.