Clásico del fútbol mexicano

23

El Clásico del Fútbol Mexicano, popularmente conocido en México como “El Clásico de Clásicos” o “El Clásico Nacional”,1​ es jugado entre los clubes más populares2​ y ganadores3​ de la historia del fútbol mexicano, el Club América y el Club Deportivo Guadalajara.

También son los equipos más tradicionales de sus respectivas ciudades, Ciudad de México y Guadalajara. La rivalidad entre estos dos equipos surge a finales de los años 1950, específicamente el 12 de noviembre de 1959 en un partido que ganó el Guadalajara por 2-0, el cual ya había generado una expectativa enorme a consecuencia de las anteriores declaraciones del entrenador azulcrema quién se burló del cuadro tapatío al finalizar el último encuentro entre ambos, donde la escuadra capitalina lo derrotó justamente por 2-0;4​ idéntico marcador por el que también acababa de dar cuenta de los otros dos equipos de la capital jalisciense.

Algunos de los factores que incentivaron, no solo el nacimiento de la rivalidad, sino su alcance como Clásico nacional, fueron: diversos acontecimientos dentro y fuera de la cancha protagonizados por sus jugadores y entrenadores, la rivalidad entre la provincia mexicana (representada por la ciudad de Guadalajara) y la metrópolis capitalina de la nación, el reflejo al interior de la cultura de cada club del choque entre las visiones nacionalista y cosmopolita que algunos sectores de la población albergaban para el país, las diferencias socioecónomicas profundamente marcadas entre ambas bases de aficionados durante aquel periodo, el impulso mediático de rivalidades como mexicanos contra extranjeros, pobres contra ricos, héroes contra villanos, etcétera; promovidas a partir de la compra del América por parte de Telesistema Mexicano y evidentemente el encumbramiento de ambos clubes como las instituciones más exitosas y populares de este país.5​

En 1959, Emilio Azcárraga Milmo heredero propietario de Telesistema Mexicano, la empresa que hoy es Televisa, adquiere al equipo América y a partir de ese momento se buscó hacer una promoción intensa para que el equipo se arraigara en la sociedad mexicana.

Durante la década de 1960 el Guadalajara atravesaba por su mejor época, conocida como la era Campeonísimo, América buscó crear una antagonía y hacer que el partido se considerara un clásico, utilizando la figura de personajes como Fernando Marcos para crear un cierto “Pique” entre instituciones. La bronca que se generó en el estadio Olímpico de Ciudad Universitaria, en 1962, fue el punto cumbre para que la rivalidad llegará a arraigarse.

los primeros encuentros
El primer partido disputado entre estas escuadras se remonta al 10 de octubre de 1926, fue en una gira que realizó el conjunto crema a la capital jalisciense donde disputó una serie de tres partidos. Ese primer partido realizado en el campo Guadalajara, terminó con un resultado de empate a un gol con goles del “Chato” Aceves por parte del Guadalajara y Guillermo Hyder por parte del América.

Un día después el lunes 11 de octubre en los terrenos del Paradero, el marcador del partido fue un 2-1 a favor del Guadalajara, encuentro el cual empezó ganando el conjunto capitalino por medio de un gol de Ignacio de la Garza, pocos minutos después llegaría el empate, y después de un penal marcado por el árbitro Juan Satústregui, Anastasio Prieto anotaría el gol de la victoria.

Se volvieron a enfrentar el 12 de octubre de 1926 y una vez más el Guadalajara se alzó con la victoria con un marcador de 2-1, marcaron Cortina y Prieto por los rayados y Rafael Garza Gutiérrez vía penal por los cremas.6​

De manera oficial, el primer encuentro registrado fue el 1 de agosto de 1943 en un partido del torneo de la Copa México donde el equipo rojiblanco derrotó a los azulcremas por marcador de 1-0.7​5​

En liga el primer partido fue el 16 de enero de 1944 durante la primera vuelta de la temporada 1943-44, escenificado en el Parque Oblatos y con resultado 3-1 en favor del equipo local. La revancha sobrevino el 20 de febrero de 1944 en el Parque Asturias, presentándose la primera goleada en este tipo de duelos, el equipo capitalino obtuvo el triunfo con un marcador de 7-2 sobre los tapatíos y el goleador americanista Leopoldo Proal hizo 4 goles en aquel encuentro.