Madre e hijas viven en la oscuridad

Debido a un problema congénito la familia necesita el apoyo de autoridades y ciudadanos para el pago de medicamentos.

135
La joven fémina pide el apoyo de las autoridades del gobierno para ver si por medio del DIF municipal o Estatal se le puede ayudar ante esta situación.

CD DEL CARMEN. En medio de su pobreza, desesperación y sentimiento, Don Eliezer Hernández Sánchez, con todo su corazón desea que su familia, su esposa, y sus dos hijas, que sufren de glaucoma congénito, recuperen la vista.

Con tristeza dijo que su esposa, María del Carmen Hernández Cruz, de 38 años de edad, con el mal de glaucoma congénito, ya se resignó a vivir con la ceguera por no tener los recursos para los estudios y operaciones.

Pero externó “no he flaqueado y con mis pocos ahorros, he luchado para que mis dos hijas, Leydi del Carmen Hernández Cruz, de 14 años de edad, y Karla del Rosario Hernández Cruz, de 7 años, sean operadas de la vista.

A Leydi, hace ocho días la operaron del ojo izquierdo y a Karla la operaron de los dos ojos en el año 2015, sin embargo les faltan más estudios y operaciones, porque el ojo lagrimea, y si falla el sistema de drenaje ocular, la presión intraocular aumenta y puede dañar el nervio óptico.

Su otra hija, Karla también requiere de más estudios, pero ahora su sufrimiento aumentó, y dijo no darse por vencido por lo que clamó el apoyo de fundaciones que se encuentran en la Isla, para la operación de sus ojos y la de sus hijas.

El señor Eliezer pidió el apoyo de las autoridades para que ayuden a pagar las costosas operaciones que le están haciendo a su familia o para ver si existe la forma para poder canalizar en algún programa de salud visual Leydi y sus hijas.

La familia con la enfermedad de Glaucoma Congénito vive en una rústica vivienda a la vera de la carretera de San Antonio Cárdenas, cerca de la Utcam.