Aumenta la inseguridad en la Isla

152
Urge una vigilancia más rígida en la Isla, aunque sea de los tres órdenes de gobierno señalan ciudadanos.

CD DEL CARMEN. Los altos índices de inseguridad han alcanzado nuevamente a las iglesias católicas de la Isla, en esta ocasión el pasado fin de semana robaron dentro de la Parroquia del Señor de la Misericordia que se ubica sobre la avenida Periférica Norte y por segunda ocasión fue robada la Parroquia de la Divina Providencia, ubicada en la avenida Paez Urquidi, así lo dieron a conocer algunos feligreses, que colaboran en la iglesia.

Los feligreses fueron quienes relataron estos hechos, en cuanto a la Divina Providencia explicaron que esté es el segundo robo que va en el año, el primero fue hace aproximadamente un mes y medio, en donde se llevaron algunos ventiladores, durante este segundo asalto al templo de igual forma sustrajeron ventiladores y además equipo de limpieza y jardinería, situación que ya ha alarmado a todos los que asisten a esa iglesia, pues se está volviendo frecuente la visita de los amantes de lo ajeno.

“El padre Abraham, dijo la semana pasada que ya con esta es la segunda vez que han entrado a robar a la iglesia, por suerte no ha habido nadie, pero si se dieron cuenta que faltaban los ventiladores y unas palas y picos”, explicaron.

“La verdad si nos preocupa porque ya se están volviendo frecuentes los robos y realmente desconocemos como es que pueden entrar a robar, y si es un riesgo porque no faltará que lleguen con mano armada en un día de misa a querernos asaltar”, agregó la feligresía.

La parroquia del Señor de la Misericordia, es uno de los templos más visitados durante varios años durante los amantes de lo ajeno; en este último atracó lo delincuentes tuvieron la oportunidad de llevarse casi 10 mil pesos de artículos propiedad de esta iglesia.

Los feligreses, que se encuentran vigilando a partir de ahora ese lugar, señalaron que se robaron las seis bocinas, así como micrófonos y desprendieron el cableado, así como otros equipos musicales, lo que ha afectado de manera directa a los participantes a las misas.