Dan golpiza a vándalo

171
Los uniformados trasladaron a “El machetero” a la Vicefiscalía de Justicia en Ciudad del Carmen.

La colonia 23 de Julio, volvió a ser escenario de actos criminales, pues el día de ayer un padre de familia por poco es víctima de una de las pandillas. La reacción de policía fue inmediata para acudir al auxilio ciudadano a uno de los puntos de mayor de delincuencia en la zona Oriente de la Isla Carmelita.

Los hechos se escenificaron a las 11:35 horas de la mañana en la calle Cedro entre Machichi y Huano, de la colonia 23 de Julio.

De acuerdo con testimonios de la gente que se encontraba en el lugar, los siete sujetos agresores, salieron de la invasión, “La Ilusión” y por motivos que se desconocen agredieron a un sujeto que se encontraba por la zona.

Varios golpes sufrieron el señor, y como resultado de ello, le quedo el brazo izquierdo y parte del con múltiples lesiones.

En un principio se había dicho que el agresor había herido de muerte al padre de familia.

El ataque fue repelido por vecinos que actuaron en defensa del señor, durante este suceso lograron herir a uno de los agresores apodado “El machetero” en el antebrazo, los familiares del agresor dijeron a las autoridades que el agresor era menor de edad para no ser detenido, sin embargo, los vecinos decían que se ve que el sujeto ya es de edad.

Ahí en el lugar de los hechos los paramédicos de la unidad 053 de la Cruz Roja dieron los primeros auxilios al agresor, quien fue trasladado en una unidad Policiaca al Ministerio Público de la Vicefiscalía de Justicia en Ciudad del Carmen.

Los vecinos señalaron que la invasión de la colonia 23 de Julio, es una zona de alto riesgo, por lo cual los vecinos tienen miedo de salir por las noches a temor de ser agredidos por algún delincuente.

Las autoridades policíacas exhortaron a la víctima a interponer su demanda en el Ministerio Público de la Vicefiscalía de Justicia contra de su agresor, por las lesiones que pueda tener por el arma blanca.

Elementos de la Cruz Roja brindaron los primeros auxilios al señor y al agresor, ya que este último había recibido fuerte golpes de los vecinos cuando ayudaron a la víctima.