Seis años desaparecida

64
Deja siete hijos al cuidado de su madre, Velia Jijón Vázquez

La tarde del 13 de noviembre de 2012, María Elena Rodríguez Jijón salió de su hogar para ir a trabajar en el bar “La Vaca Vieja”, dejando a sus siete hijos al cuidado de su madre, Velia Jijón Vázquez. Desde entonces, no ha vuelto a saber de ella, mientras que las autoridades ministeriales mostraron negligencia en la búsqueda.

“Mi hija era la encargada de ese bar, siempre regresaba de trabajar más o menos a las cuatro y media de la mañana, pero ese día no llegó. La esperé todo el día y por la tarde fui al bar a preguntar por ella, pero se negaron a darme información y me resigné a esperar, confiando en que pronto tendría noticias, pero pasaban los días y María Elena no aparecía y su teléfono celular estaba apagado”, relató la afligida mujer.

Fue así que la angustiada madre acudió al Ministerio Público (MP) el 25 de noviembre de 2012, a denunciar la desaparición de su hija, sin que hasta la fecha hayan mostrado preocupación por el caso.

“Me asignaron al comandante Ortegón, pero siempre me enredaba y hablaba muy mal de mi hija, nunca le vi intenciones de investigar y unos días después se puso de grosero conmigo, me dijo que mi hija estaba viva, que yo la tenía escondida, que supuestamente ella había robado en su trabajo, que a los 15 días de que había desaparecido, regresó a “La Vaca Vieja” para robar y se volvió a ir, eso dijo el comandante. Nos trató muy mal, nos insultó y opté por dejar todo por la paz”, aseveró.

En febrero de 2013, a casi tres meses de la desaparición de su hija, Velia tuvo necesidad de inscribir a sus nietos en la escuela, por lo que acudió a los Juzgados Familiares a solicitar la tutela de los pequeños, pero fue ignorada y a la fecha no lo ha conseguido.

“En Casa de Justicia me citaban a las ocho de la mañana, me daban las cuatro de la tarde ahí y nunca me atendían. Así pasé año y medio, hasta que me cansé y dejé todo por la paz. No he encontrado justicia por ningún lado, han pasado más de cinco años y desconozco la suerte que corrió mi hija. Ortegón me decía que se había ido con un hombre, pero ella no iba a abandonar a sus hijos y menos por tanto tiempo”, dijo sollozando.

Aseveró que María Elena no tenía más vida que su trabajo y sus hijos, “ella veía cómo, pero hacía rendir su salario para darles a todos y tenía un especial cariño por la chiquita, la que tiene retraso, especialmente a esa niñita no la iba a dejar nunca, a mi hija le pasó algo”, concluyó.