Entrevista de Don Miguel Cantón a Andrés Manuel López Obrador

36

“Yo no odio a nadie y vamos a poder entendernos con todos, con las nuevas reglas”, afirmó Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial por la coalición “Juntos Haremos Historia” que conforman Morena, PT y PES, quien se dijo dispuesto a perdonar a Enrique Peña Nieto y Carlos Salinas de Gortari, porque lo que más le importa es sacar adelante a México.

En entrevista con el Director General del Grupo Cantón, Miguel Cantón Zetina, el tabasqueño quien actualmente encabeza las encuestas de preferencias electorales para gobernar el país, Andrés Manuel López Obrador no solo habla de sus proyectos para Sureste, sino del sueño de que ningún mexicano emigre a los Estados Unidos en busca de trabajo. De acabar con la corrupción, privilegios como las pensiones a ex presidentes y de lograr ahorros para no endeudar a la nación.

Sobre el gobernador del estado, Arturo Núñez Jiménez con quien mantiene una distancia, López Obrador aseguró que nunca lo ha agredido. “No, no lo ofendí él se equivocó, él no entendió que tenía que asumir una postura distinta”, afirmó durante su visita a las instalaciones del diario Tabasco HOY.

— Andrés ya pensó ¿cuál sería su primer acto de Gobierno?

Sí. Voy, entre otras decisiones, a no firmar, —voy a expresarlo de esa forma—, el acuerdo que se suscribe para mantener las pensiones a los ex presidentes de México, se va a cancelar la pensión a los ex presidentes. Es un abuso que se entregue una pensión en total de cinco millones de pesos mensuales. Va haber un plan de austeridad, Miguel. No voy a vivir en Los Pinos, Los Pinos van a pasar a ser parte del Bosque de Chapultepec, va a ser un espacio para la recreación, las artes y la cultura del pueblo de México. Voy a vivir en la casa que vivo actualmente hasta que Jesús, mi hijo pequeño, termine la primaria, y yo voy a rentar una casa cerca de Palacio Nacional.

— ¿Qué otra decisión?

No voy a usar aviones, ni helicópteros privados, se va a vender toda la flotilla de aviones del gobierno. No me voy a “encaramar” en el avión de Peña, porque no quiero ofender a los mexicanos, es un avión de lujo de 7 mil 500 millones de dólares, un avión que no tiene Donald Trum, —ya se lo ofrecí a Donald Trump—. Son 54 jets para traslados de altos funcionarios y 118 helicópteros, vamos a vender la flotilla, van a usar avión y helicópteros las fuerzas armadas y van a usar transportación aérea sólo en caso de desastre para la atención médica. Los funcionarios no van a trasladarse en aviones ni helicópteros privados. Son de las primeras medidas que vamos a tomar.

— ¿Para unir al país y gobernar en armonía, estaría dispuesto a perdonar y fumar la pipa de la paz con Carlos Salinas y Enrique Peña entre otros políticos incluyendo a algunos empresarios?

Sí. No es mi fuerte la venganza. Lo que importa es sacar adelante a México, eso es lo más importante y pensar hacia adelante, no odio, no podría vivir con odios, soy muy feliz. Yo no odio a nadie y vamos a poder entendernos con todos, con las nuevas reglas, ¿cuáles son las nuevas reglas? Cero corrupción y cero impunidad y en adelante no se va haber corrupción, impunidad, no va haber persecución, no va a usarse el Poder Ejecutivo en éste caso, no se dará instrucción desde la Presidencia de la República de perseguir a nadie por cuestiones de índole política, no vamos a optar por las venganzas. No voy a necesitar legitimarme con medidas espectaculares, —cuando un Presidente no tiene el respaldo del pueblo, tiene que actuar de forma espectacular, tiene que buscar con golpes publicitarios ganar legitimidad—. Yo no voy a tener necesidad de eso. Ponerme a ver desde el primer día cómo meter a la cárcel a personajes de la mafia del poder, no. No va a ser así, no necesitamos eso.

El país requiere que se establezca como forma de vida y como forma de gobierno la honestidad y hacer a un lado la corrupción, ese es el gran acuerdo. Cuando tú me dices “¿qué vas hacer?”, lo primero, hablaba yo de la austeridad, pero desde antes se estará convocando a los mexicanos a que actuemos con rectitud, con integridad para sacar adelante a nuestro querido México.

— El Andrés Manuel López Obrador de ahora, es diferente al de hace seis y doce años, ¿en qué ha cambiado?

Hay más experiencia ahora, estoy más consciente de la necesidad de un cambio, sé cómo llevarlo a cabo, de manera ordenada, sin sobresaltos, tengo la formula, no voy a elevar impuestos, no voy a endeudar el país, vamos a terminar con la corrupción y vamos a terminar con los privilegios y vamos ahorrar.

Esta es una empresa que se dedica al periodismo, como muchas de las que hay en el país, tienen que cuidar siempre los gastos, si se gasta mucho, ningún ingreso va alcanzar, eso pasa en el gobierno, hay mucho derroche, hay que reducir gastos innecesarios en el gobierno, hay que mejorar la administración pública, no hace falta endeudar al país. Yo pienso que con un gobierno austero vamos a liberar alrededor de 800 mil millones de pesos, que es lo que nos va a permitir financiar el desarrollo, vamos a llevar a cabo proyectos para que haya crecimiento económico.

Aquí en nuestro estado va haber empleo, sé lo que se tiene que hacer: Vamos a sembrar en Tabasco 100 mil hectáreas de árboles frutales, maderables, de plátano, caña, de coco, café y desde luego de cacao, intercaladas con cedro, teca. Sembrar cien mil hectáreas en Tabasco Miguel, como lo estamos contemplando significa invertir desde el primer año cuatro mil millones de pesos, pero esto nos permitirá darle trabajo a 40 mil tabasqueños. La fábrica más importante de México es el campo y está abandonado, hay que regresar al campo. Si promovemos que se instale una empresa automotriz, una planta de la Ford a Tabasco, cuando mucho se van a generar cinco mil, ocho mil, 10 mil empleos, pero sembrando cien mil hectáreas en Tabasco; tenemos dos millones 500 mil hectáreas en Tabasco, cómo no van a encontrarse cien mil hectáreas si hay potreros abandonados, acahuales; bueno, sembrando cien mil hectáreas, son 40 mil empleos, lo que vamos a procurar es que se le pague bien al trabajador. Eso va a cambiar la situación de Tabasco y desde luego vamos a construir una refinería en Dos Bocas, Paraíso; por Dos Bocas está saliendo un millón 200 mil barriles diarios de petróleo al extranjero, es un absurdo cómo vamos a estar vendiendo petróleo crudo y comprando gasolinas, es como si vendiéramos naranjas y compráramos jugo de naranjas.

Ahí, en Dos Bocas, en vez de que salga el petróleo crudo, ahí vamos a procesar la materia prima, ésto en la fase constructiva.

Acabo de pedirle a Rocío Nahle —quien va a ser la próxima secretaria de Energía— que visite la India, ahí se construyó una refinería para procesar un millón 200 mil barriles de crudo y está produciendo 600 mil barriles de gasolina. Esa refinería es la más grande del mundo y costó 6 mil millones de dólares y se hizo en tres años. Ya estoy viendo los terrenos en Dos Bocas, hay terrenos necesarios para construir ahí una gran refinería y en la fase de construcción se van a generar muchos empleos y luego los mismos trabajadores y técnicos que van a estar ahí trabajando, laborando, y todo esto va a generar mucho beneficio para Tabasco y para el país; esos son los proyectos que vamos a impulsar.

Los economistas nuevos, los tecnócratas piensan que no se debe de promover el desarrollo, les enseñan en las escuelas de economía como el ITAM (Instituto Tecnológico Autónomo de México) y en el extranjero, —no a todos los del ITAM les enseñan mal, no todos los del ITAM son malos estudiantes— pero por lo general son fórmulas, donde le dicen al economista: Mira si tu mantienes variables macroeconómicas estables, ya la economía sola crece, pues no es así, hace falta promover el desarrollo; hace falta que el estado, el gobierno esté pendiente de promover el desarrollo, de convocar a inversionistas privados nacionales, extranjeros y llevar a cabo la convergencia de inversión pública, inversión privada y la inversión del sector social, pero tienes que promover el desarrollo para que haya crecimiento, eso no se ha hecho en México en los últimos 30 años, se abandonó toda la política de fomento y nosotros vamos a regresar a eso.

Van a ver proyectos, en el caso del Sureste vamos a construir un tren rápido, moderno de Cancún a Palenque: Cancún, Tulúm, Calakmul y Palenque. Todo lo que es la Ruta Maya; Palenque es un sitio arqueológico extraordinario; Calakmul que no es muy conocido, es de los más importantes del Mundo Maya, es como Nueva York de un solo tiempo, son edificios muy altos, es igual o mejor desde el punto de vista de arte y de arquitectura que Tikul en Guatemala, entonces qué queremos hacer: El turismo que llega a Cancún que está nada más en el Caribe, buscar meterlo tierra dentro hasta acá, hasta Chiapas y Tabasco con este tren moderno.

Vamos a sembrar un millón de hectáreas de árboles maderables y frutales en el Sureste, en Tabasco 100 mil hectáreas, lo mismo en Chiapas, lo mismo en Campeche, lo mismo en Quintana Roo, lo mismo en Veracruz, en Oaxaca; vamos a construir las refinerías en Ciudad del Carmen y en Dos Bocas, vamos a extraer gas. Tu sabes que ni siquiera hay un programa para extraer gas, con esta crisis en la producción petrolera, se cayó y se está comprando también gas, no sólo se compra gasolina, no les ha importado producir, les importa comprar combustible en el extranjero porque hay mucho de por medio en la compra de la gasolina, en la compra del gas, entonces tenemos que producir nosotros en México.

En el Istmo de Tehuantepec vamos a desarrollar todo esa franja. En la época de Porfirio Díaz se hicieron los puertos de Salina Cruz, de Coatzacoalcos y el Puerto de Veracruz, los hizo el mismo constructor, un inglés hizo esos tres puertos y en el caso de Salinas Cruz y Coatzacoalcos se abandonaron los puertos, pero son buenos puertos, es cosa nada más de modernizarlos, ampliarlos para comunicar al Pacífico con la costa este de Estados Unidos, y en todo ese cinturón que es la parte más angosta del territorio vamos hacer como se hace con el canal de Panamá, pero en vez de un canal vamos a construir un ferrocarril de carga de contenedores con dos puertos para trasladar la mercancía de países asiáticos a la costa este de Estados Unidos, y en el corredor poner plantas ensambladoras para crear empleos.

Todo esto nos va ayudar mucho a que se vayan creando como cortinas para detener a los mexicanos en sus lugares de origen, para retener al trabajador, que no tenga necesidad de irse al norte, que el que quiera migrar se vaya por gusto no por necesidad, que el mexicano pueda trabajar donde nació, dónde están sus familiares, que haya empleo, que haya trabajo; ahorita está muy soberbio Trump diciendo que va a cerrar la frontera, que va a construir un muro. Yo sueño y quiero que esto se convierta en realidad que no se vaya la mano de obra a Estados Unidos, que todos los mexicanos tengan trabajo en nuestro país, fortalecer el mercado interno, tenemos potencial para eso. Por eso, no les va a servir de nada su muro nadie va a querer ir allá sí el que se va, se va por necesidad, no se va por gusto. El mexicano inmigrante que está allá vive pensando, si es tabasqueño, en el pozol, vive pensando en el “meneaito” y en el “shishito”.

— ¿Cree qué en Tabasco el efecto López Obrador ganará carro completo?

No me gusta lo de carro completo, porque es una expresión muy antidemocrática y muy priísta, con todo respeto, va a haber un “cayucao” completo, una canoa completa, nos va a ir bien Miguel.

— ¿En qué momento se descompuso esa relación con Arturo Núñez? ¿Es su amigo? ¿Lo sigue considerando como un político inteligente? ¿Usted lo ofendió?

No, no lo ofendí, él se equivocó, él no entendió que tenía que asumir una postura distinta, diferente. Tenía que estar más con el pueblo de Tabasco y tenía que enfrentar a la federación con carácter. Para la política se requiere “cabeza”, se requiere “corazón” y se requiere “carácter”, se requieren las tres “C’s”, y él se sometió.

Todos sabemos que el ingeniero Rovirosa [cuando fue gobernador] se enfrentó a la federación y logró; no fue fácil porque estaban López Portillo de Presidente y Díaz Serrano en Pemex, y amenazó incluso el ingeniero Rovirosa con ampararse y no permitir un trato injusto para Tabasco en las participaciones federales y logró un acuerdo extraordinario para Tabasco, transferencias de la federación a Tabasco por ser estado petrolero. Todo eso se perdió y Arturo Núñez optó por someterse en vez de enfrentar a la federación. Imagínate lo que hubiese sucedido si él dice: Yo no estoy de acuerdo con la Reforma Energética en el estado petrolero más importante. Porque se extrae más petróleo de Campeche pero del mar, en tierra es Tabasco a pesar de que se ha caído la producción se están extrayendo cerca de 300 mil barriles diarios, imagínate que el gobernador de Tabasco dijera no estoy de acuerdo, quiero un trato especial porque las participaciones se las llevaron, lo que le correspondía a Tabasco en participaciones —y se puede probar—, se las llevaron al Estado de México, entonces, se quedó callado Miguel, ya no voy a entrar en detalles, pero él apostó a eso y le falló al pueblo de Tabasco. Yo tenía necesidad de deslindarme, yo no podía quedarme callado, porque me iba yo a convertir en cómplice, qué iban a decir mis paisanos “si tú lo apoyaste”, yo tenía que pintar mi raya, eso fue lo que hice, pero no odio a nadie, ya ni siquiera hablo de él, no tengo —como decimos en Tabasco— que “testerearlo”, no lo voy a “testerear” [tocar, mover, mencionar].

— Usted ha rechazado protección oficial, ¿No tiene miedo de que lo asesinen como a Colosio?

No, tengo mi conciencia muy tranquila, el que lucha por la justicia no tiene nada que temer, no traigo protección y voy a seguir actuando de esa misma manera, y no va a pasar nada, se va a lograr la transformación del país y por primera vez en la historia va haber un presidente “choco”, un presidente de Tabasco, y aspiro —lo acabo de decir—, a ser como Juárez, como Madero, como el general Lázaro Cárdenas, no quiero ser Presidente para formar parte del montón, no quiero ser mediocre como Presidente de la República y mucho menos quiero ser un mal Presidente, no quiero ser como Santa Ana que entregó más de la mitad del territorio a los estadounidenses, que permitió ese gran zarpazo al país; no voy a ser como Porfirio Díaz, que se quedó 34 años en la Presidencia y mucho menos como el chacal, Victoriano Huerta que asesinó a Madero.

No voy a hacer como Salinas, padre de la desigualdad moderna, porque él fue quien ocasionó esta tragedia nacional, porque él fue el que produjo esta monstruosa desigualdad económica y social que padecemos; no quiero ser como Calderón que se robó la Presidencia no hay duda, y convirtió al país en un cementerio desatando la guerra contra el narcotráfico; le pegó un garrotazo a lo tonto al avispero y eso no se resuelve así, no se puede enfrentar la violencia con la violencia, no se puede apagar el fuego con el fuego, hay que atender las causas, y no quiero pasar a la historia manchándome de corrupción como Peña Nieto.

Quiero pasar a la historia como un buen Presidente y va a ser para orgullo también, va a ser un timbre de orgullo para todos mis paisanos, y protesto frente a ellos cumplir todos mis compromisos, nunca voy a traicionar al pueblo de Tabasco, no voy a fallarle a mis paisanos tabasqueños, no voy a fallarle al pueblo de México.

— En Estados Unidos pueden gobernar ocho años consecutivos, ¿Cree en la reelección presidencial, seis años son suficientes?

Sí, para sentar las bases de la transformación no me voy a reelegir; por eso me estoy administrando porque vamos a trabajar más todavía en los seis años. Quiero hacer en seis años 12, porque no voy a trabajar ocho horas, voy a trabajar 16 horas diarias. San Benito decía que el día se divide en tres: Ocho horas para trabajar, ocho horas para pensar y ocho horas para descansar, entonces, ¿qué voy a andar pensando si ya se lo que se tiene que hacer?, son 16 horas de modo que rinda el sexenio. Por ejemplo no voy a esperar hasta primero de diciembre a que tome posesión para empezar a hacer los proyectos del sexenio, desde ahora ya nombre a quienes me van a ayudar en el gabinete, ya estoy pensando en los proyectos. El día primero de julio que ganemos, al día siguiente ya estoy pidiendo una entrevista con el Presidente Peña para llevarle algunos temas, porque no quiero que se siga complicando la situación económica, vamos a empezar a hacer proyectos de modo que el primero de diciembre de este año estemos ya iniciando, trabajando. Es trabajar intensamente seis años, pero no creo en la reelección, estoy en contra de la reelección y creo que me va a alcanzar el tiempo, cuando hablamos por ejemplo de sembrar un millón de hectáreas en el sureste y 100 mil hectáreas en Tabasco de plátano, cacao, de cítricos, ¿en cuánto tiempo es el cacao?, en tres años, si empezamos en el 2019 que ya tengamos viveros a mitad del sexenio o dos años antes de terminar ya está produciendo el cacao, ya dejamos esa herencia para nuevas generaciones, entonces todo lo voy a hacer de manera que nos alcance el sexenio pero no voy a cometer ese error garrafal de querer quedarme más tiempo en la Presidencia, son seis años y con eso va a ser suficiente.