¿ECOCIDIO? Tala de selva y manglar en la costera sur de Cozumel.

10

COZUMEL.- Sin importar el daño que le están provocando al entorno ecológico de la isla de las Golondrinas, el alcalde Pedro Joaquín Delbouis sigue solapando las corruptelas de su padre Pedro Joaquín Coldwell, quien “autorizó” con un documento carente de toda legalidad, la tala de selva y manglar en la costera sur de Cozumel, así como la violación a la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA).

Un grupo de cozumeleños se percató de la presencia de una retroexcavadora destruyendo parte de la selva en el kilómetro 2.8 de la costera sur del municipio, por lo que se apersonaron en el lugar y al exigir una explicación o que justificara con algún documento legal para hacer esos desmontes, los trabajadores les mostraron un oficio sin logos ni sellos, donde aparece la firma del exsecretario de Energía Pedro Joaquín Coldwell, padre del actual alcalde.

Cabe mencionar que cuando los denunciantes acudieron al lugar, los trabajadores ya habían abierto una en enorme brecha con la retroexcavadora, quitando también parte del mangle que existe en ese lugar.

Al seguir los cuestionamientos a los trabajadores que se vieron rodeados por ciudadanos y ambientalistas, éstos aseguraron que sólo estaban ahí para realizar estudios topográficos y de suelo y que para ello contaban con el permiso de Joaquín Coldwell.

En el documento que presentaron las personas que estaban talando en la zona, y que por cierto no tenía sello ni membrete, también aparece el nombre de otro de sus hijos, Nassim Joaquín Delbouis, como representante legal de su padre.

En el oficio fechado el 13 de febrero de 2020 se lee: autorizo a la persona que ustedes designen al predio ubicado en la Av. Rafael E. Melgar Zona Hotelera Sur Cozumel, CP 77675 para que visite el terreno y realice los trabajos de campo que se requieran como estudio topográfico, mecánica de suelos, o cualquier otro para el proyecto de construcción, con el fin de cubrir los requisitos y la documentación necesaria para la evaluación del proyecto.

En el documento también aparecen dos números telefónicos, que supuestamente son del suscrito, pero al intentar comunicarse a ellos envía directo al buzón.

Ante la presión de los activistas, las personas que estaban en la maquinaria decidieron retirarse del lugar no sin antes realizar varias llamadas para recibir alguna “autorización” para irse con todo y retroexcavadora.

La selva y mangle están protegidos por la NOM-059 de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Natural (Semarnat), por lo que activistas interpondrán una denuncia antes las autoridades correspondientes, ya que se están violando todos los procesos legales para el cuidado y protección de los recursos naturales.

Ante el evidente daño al medio ambiente, los ciudadanos solicitaron que se sanciones a los responsables y que reparen el daño ocasionado en la zona, pero esto sin duda será difícil, ya que es común este tipo de acciones y nunca se ha castigado a las empresas constructoras que lo realizan y menos al autonombrado cacique del lugar.

Basta recorrer cualquier colonia de la ciudad, y la costera para darse cuenta del grave problema y la falta de acción por parte de la autoridad municipal, ya que pueden encontrarse una gran cantidad de árboles mutilados, lo cual ya ha sido denunciado en su momento por grupos ambientalistas que buscan evitar mayores afectaciones al frágil ecosistema de Cozumel.

A este problema se suman la gran cantidad de basura que es arrojada en las pocas áreas verdes que quedan en la mancha urbana, resultado de un servicio deficiente de recolección y de la inexistencia de programas que promuevan el reciclaje en la comunidad.

Con información de Quintana Roo HOY