Jefe de inteligencia de EU renunciará

Dan Coats dejará el cargo el próximo 15 de agosto, y lo sustituirá el congresista John Ratcliffe, de Texas.

5

El jefe de inteligencia de Estados Unidos, Dan Coats, dejará el cargo el 15 de agosto, anunció el domingo el presidente Donald Trump, en lo que constituye la última salida de un alto funcionario de su controvertida administración. 

Trump adelantó a través de su cuenta de la red Twitter que planea nominar al congresista John Ratcliffe, de Texas, como nuevo director de Inteligencia Nacional, y agradeció a Coats “por su gran servicio” al país. 

El presidente, que destacó que el congresista ejerció de fiscal federal en el pasado, consideró que el próximo jefe de los servicios de inteligencia estadounidenses “inspirará y liderará con grandeza al país que ama”. 

Asimismo, Trump anunció que Coats dejará su cargo el próximo 15 de agosto y que el nombre de su reemplazo mientras Ratcliffe se somete al proceso de aprobación por parte del Senado será anunciado en breve. 

“Me gustaría agradecer a Coats por su gran servicio a nuestro país”, concluyó. Ratcliff es miembro del comité Judicial de la Cámara de Representantes de EU, por lo que el pasado miércoles fue uno de los legisladores encargados de interrogar al ex fiscal especial Robert Mueller sobre los resultados de la investigación de la llamada “trama rusa”. 

El congresista fue uno de los republicanos que criticó con mayor vehemencia los motivos de una investigación que, en última instancia, buscaba esclarecer si el equipo de campaña de Trump se coordinó con el Kremlin de cara a las elecciones de 2016, una pesquisa a la que el mandatario suele referirse como “caza de brujas”. 

“Estoy de acuerdo con el presidente (del comité, Jerrold) Nadler cuando dice que Donald Trump no está por encima de la ley. Pero, maldita sea, seguro que tampoco está por debajo”, le espetó Ratcliff a Mueller al poner en duda las conclusiones de su investigación. 

La salida del veterano Coats es un secreto a gritos en Washington desde hace tiempo debido a la mala sintonía que existe entre el jefe de los servicios de inteligencia y el inquilino de la Casa Blanca, quienes siempre se han mostrado en desacuerdo en lo que respecta a la injerencia rusa en los últimos comicios presidenciales.