Deschamps camina sin fuero a prisión

Ya sin protección, pues terminó su trabajo como senador de la República, el líder petrolero puede ser detenido en cualquier momento

205

MÉXICO.-Ahora sí, Carlos Antonio Romero Deschamps se quedó sin fuero que lo proteja de las múltiples acusaciones en su contra, y puede caer en prisión en cualquier momento. Su trabajo como senador de la República por el PRI concluyó el martes, por lo que en automático es susceptible de ser detenido por las autoridades para que responda por un centenar de demandas por diversos delitos.

La cosecha de demandas abarca instancias como la Procuraduría General de la República (PGR), tribunales laborales y hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). De acuerdo a la información disponible, las averiguaciones previas y carpetas de investigación en su contra datan de, por lo menos, 1992,

El grueso de estas indagatorias fueron iniciadas a petición de trabajadores contra el secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), mismas que duermen el sueño de los justos pese a que han sido ratificadas y se han aportado más pruebas a las carpetas.

De hecho, los mismos petroleros disidentes aseguran que existen órdenes de aprehensión y arresto. Pero ninguna pudo surtir efecto por su fuero constitucional como legislador… hasta el martes.

LOS DELITOS

Las demandas en contra de Romero Deschamps son por diversos delitos. El año pasado, Jorge Fuentes García, a nombre de la Gran Alianza Nacional Petrolera, presentó una denuncia ante la PGR por desvíos millonarios, malversación de fondos, vínculos con la delincuencia organizada y por robo de hidrocarburos (huachicoleo) que han realizado por años los representantes del STPRM y el mismo líder nacional.

Y apenas el 15 de marzo de este año, Raúl Romero Maldonado, José Vega Barragán, y otros trabajadores petroleros disidentes, acudieron a la SEIDO, dependiente de la PGR, para ratificar una denuncia más contra el famoso e intocable líder sindical.

La demanda está centrada en violaciones a su ley interna, nula rendición de cuentas, desaparición de logros sindicales, cancelación del Fideicomiso para prevenir jubilaciones y vivienda (Ficolavi), la cancelación del fideicomiso Fondo Laboral Petrolero (Folape), violaciones al contrato colectivo por la inadecuada atención médica, fraude por incumplimiento de una obligación, conflicto de intereses, lavado de dinero, fraude por incumplimiento de una obligación, peculado, perjurio, prevaricato y los que resulten.

La misma demanda –de la cual Grupo Cantón obtuvo una copia–, revela que desde 1993, cuando Romero Deschamps fue elegido como líder petrolero la primera vez, misteriosamente esfumó gran parte del patrimonio sindical.
Y es que hasta ese año, existían negocios sindicales como ranchos, granjas, hoteles, centros recreativos, tiendas de consumo, bodegas en la Central de Abasto de la Ciudad de México, plataformas marinas para perforación, entre otros, pero cuando llegó Carlos Romero al frente del STPRM, “todos estos negocios fueron desaparecidos, sin tomar en cuenta que para estos casos, se debía convocar a asamblea general de socios, lo que no se llevó a cabo y sin que hasta la fecha conozcamos los motivos reales, inclusive si fueron vendidos; no sabemos el monto del patrimonio sindical que se extinguió”.

Los delitos están documentados, y los petroleros disidentes –ahora sí– esperan ver a Carlos Antonio Romero Deschamps tras las rejas… (David Casco Sosa/Grupo Cantón)