¡Dulce venganza!

Fue la primera final sin Cristiano, pero el partido se decidió por el empuje colchonero y terribles fallas defensivas.

51

La era Julen Lopetegui, también conocida como “post Cristiano”, empezó mal para el Real Madrid, que cayó en tiempo extra y en modo Derbi la Supercopa de Europa, cuyo trofeo fue para el revolucionado Atlético.

El equipo colchonero ganó 4-2, con el segundo par de goles en la prórroga, una instancia que se convirtió en tradición para las Finales disputadas entre ambos equipos madrileños, pues así terminaron las Champions de 2014 y 2016.

Y aunque se trató de la primera prueba para el Madrid sin Cristiano, el partido se decidió más por las terribles fallas defensivas del cuadro blanco. El primero en despertar dudas fue Keylor Navas, cuyo destino pudo sellarse en este juego, que tuvo como testigo en el palco a Thibaut Courtois, fuera de la convocatoria por su falta de ritmo, pues tras el Mundial acumula un mes sin jugar.

Si Bale fue el último héroe en una Final europea con su chilena antológica frente al Liverpool, esta vez fue Saúl quien regaló la joya de la noche en Estonia: una volea preciosa que casi rompe las redes de Keylor para el 3-2.

Ese gol también tuvo a la defensa blanca como cómplice, pues Ramos arriesgó de más al querer salir con un pase a Varane que robó Thomas Partey. Lo demás fue la debacle merengue, pues entregados atrás, sufrieron el 4-2.

RESULTADO
A. MADRID 4 – 2 R. MADRID