Acaban parches con las agujas.

Crean dispositivo para medir los niveles de glucosa a diabéticos, sin que sean necesarios los incómodos 'pinchazos'.

203

Pincharse un dedo para extraer una gota de sangre y, así, medir el nivel de glucosa concentrada en ella: es el incómodo ritual al que se enfrentan a diario cientos de millones de personas con diabetes. Se trata de una práctica necesaria para tener controlada la enfermedad y algunos pacientes tienen que repetirla hasta diez veces en 24 horas.

En los últimos años, nuevas tecnologías han permitido desarrollar métodos alternativos, pero todavía ninguno ha sustituido del todo el sistema tradicional.

Ahora, investigadores de la Universidad de Bath (Reino Unido) han desarrollado un parche que extrae la glucosa concentrada en el fluido intersticial de los folículos pilosos. Así se obtienen mediciones proporcionales a las que se observan en la sangre y no hace falta recurrir a agujas, según estos científicos.

MÉTODO ECONÓMICO El método actual más común de control de los niveles de glucosa en la sangre es incómodo y duele, afirman los investigadores.

La nueva técnica descubierta por los investigadores de la Universidad de Bath, publicada en la revista Nature nanotechnology, permite; sin embargo, utilizar un método barato, cómodo y que no duele para monitorizar el nivel de azúcares en la sangre, según mantienen.

Se trata de un parche aplicable a alguna parte del cuerpo, por ejemplo la muñeca, dotado de unos sensores con grafeno que captan con la técnica de la electroósmosis, es decir, con una pequeña carga eléctrica, la glucosa presente en el fluido intersticial bajo piel a través de cada folículo. De esta manera, se delimita claramente el área en la que actúa cada sensor.