Video: Niño con cáncer deseó ver casada a su mamá; murió

Un niño de 12 años con cáncer en fase terminal pidió ver felizmente casada a su madre; tres días después se murió.

62
(Internet) El chico tenía 12 años de edad cuando falleció víctima de cáncer.

CIUDAD DE MÉXICO. En el mes de Marzo de 2012 Keith Burkett, fue diagnosticado con sarcoma de tejidos blandos. El menor vivía en la ciudad de Stow, Ohio, Estados Unidos.

Sin embargo sabiendo que sus últimos días de vida estaban por terminar, el menor logró cumplir su último deseo: llevar a su madre al altar, el pasado miércoles, unos días antes de fallecer.

Su estado de salud se fue deteriorando con el paso de los meses, las células de cáncer se habían extendido hasta su cráneo, hombro izquierdo, parte inferior de la columna, pelvis e hígado.

Fueron seis años en los que el pequeño estuvo luchando contra la enfermedad, recibiendo cuidados paliativos en su hogar, a pesar de que en un primer momento, los médicos habían declarado que no viviría más de dos meses.

Cuando quedó claro que Keith moriría, luego de numerosas sesiones de quimioterapia que no tuvieron éxito al erradicar la enfermedad, su madre y la familia decidió cumplirle todos sus deseos y hacerle pasar tantos buenos momentos como les fuera posible. Es así que a finales de octubre celebraron la Navidad y el pasado 7 de noviembre, unos días antes de lo previsto, tuvo lugar la boda, en el salón de su casa.

“Dijo: ‘Bueno, mamá, me gustaría acompañarte por el pasillo antes de morir'”, contó al medio Taylore Woodard, la madre de Keith.

El niño, acompañó a su madre al altar, donde la esperaba su prometido Adam.

A través de Facebook, Taylore compartió fotos de la ceremonia en la página llamada “Kourageous Keith”, que había dedicado a su hijo. Ella describió la boda como “el día más desgarrador y emotivo de su vida”.

“Mi hijo quería llevarme al altar y consideramos un honor cumplir su último deseo”, dijo Woodard.

El 12 de noviembre, tres días después de la boda, Keith falleció.

“Hoy a las 12:57, Keith se ganó sus alas de ángel y ahora está en paz, en el cielo con Dios. ¡Mamá ya te extraña mucho, bebé! ¡Siempre estarás con mamá! ¡No sé cómo mamá va a vivir sin ti! Un pedazo de mí se fue para siempre”, escribió Taylore.