‘Querían un nuevo Santa Fe en el AICM’

El presidente electo reveló que se pretendía hacer otro negocio en terrenos del viejo aeropuerto.

32
El Presidente electo afirma que, incluso, vio el anteproyecto.

Ya pasada la consulta, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, reveló que el trasfondo de la construcción del aeropuerto en Texcoco era que había quienes pretendían hacer otro negocio, en los terrenos del actual Aeropuerto Internacional Benito Juárez (AICM).

“Lo que estaba de por medio en la construcción del aeropuerto de Texcoco era el quedarse con los terrenos del actual aeropuerto. Llegué a ver hasta el anteproyecto”, aseguró.

“Ya tenían pensado hacer una especie de Santa Fe en las 600 hectáreas del actual aeropuerto”, dijo el mandatario electo, quien acotó que no había denunciado el asunto porque “durante la consulta no podía yo hablar porque tenía que actuar con imparcialidad”.

López Obrador no dio nombres de quiénes pretendían hacer ese proyecto en el AICM, pero dijo entender su enojo.

“Yo entiendo que estén molestos, porque ya no van a poder hacer ese negocio. Afortunadamente los inversionistas y los mercados, así en abstracto, actúan con inteligencia, con información, con responsabilidad.

“Y a pesar del escándalo, la bulla, los ataques, no pudieron generar inestabilidad. Apostaron a eso. Hubo un deslizamiento en el peso, para decirlo de manera eufemística, no una devaluación. Pero ya se va a recuperar”.

Y les hizo un llamado: “Ojalá y se vayan adaptando a la nueva realidad. Repito: no vamos a cometer ninguna injusticia, inversionistas, los contratistas, todos van a ser atendidos y se les va a garantizar que sus obras puedan realizarse, nada más que ya no en Texcoco, ahora en Santa Lucía. Y vamos a llegar a un acuerdo.

“Serénense, tranquilícense, ya se llevó a cabo un cambio en el país. Hay que notificarles a algunos, hay que informarles que ya es otro México y que yo no voy a hacer florero, no estoy de adorno”.

Acusó que en realidad existe una campaña orquestada por los que se sienten afectados. “Hemos dicho una y mil veces que vamos a garantizar las inversiones, los contratos, que no hay nada que temer”.

Destacó que lo más importante de la decisión de cancelar la obra en Texcoco, es que se evita la corrupción que, consideró es el principal problema de México.

“No va a haber interés personal o de grupo, por poderoso que sea, que haga negocios al amparo del poder público, con el dinero de los mexicanos. Se terminó ya la corrupción”, asentó.