Luis Miguel corrió a dos empleados por berrinche

Por supuestas fallas de sonido, armó un mitote en el Auditorio Nacional y corrió a empleados

136

CIUDAD DE MÉXICO. Después de que Luis Miguel terminó su show en el Audito­rio Nacional, el pasado 5 de oc­tubre, muchos de los presentes empezaron a divulgar en redes sociales y de boca en boca que el intérprete de .”Culpable o no” parecía estar borracho, porque su actitud era muy dife­rente a la cotidianidad.

El periodista Gustavo Pa­rra, de Durango, que asistió al evento, dijo que nunca vio que trastabillara, ni hubo asomos de conducta alcohólica, sino que realmente fue diferente desde que apareció en el es­cenario, porque esta vez no saludó a sus fans y solamente empezaba a cantar la letra de la canción y en forma displi­cente extendía la mano con el micrófono hacia el salón, para que el público cantara y termi­nara el tema.

La realidad es que hizo be­rrinche, se encaprichó y explo­tó de rabia porque, según él, el sonido tenía imperfecciones.

En esa creencia, al terminar el show montó en cólera, pateó bocinas y a grito pelado, corrió a dos empleados de audio que supuestamente eran los culpa­bles de los defectos en el soni­do, argumento muy frecuente en Luis Miguel, que usa para justificar cualquier cosa que no le guste en el show, como ya lo hemos visto en diferentes ocasiones.