Despoja a su hermana de su patrimonio

231
Hilda Sandra Cruz Moo acusó ante los medios de comunicación a la candidata a presidenta municipal.

ESCÁRCEGA. Gladis Antonia Cruz Moo, candidata a la presidencia de la nueva H. Junta Municipal de División del Norte por el partido Morena, es acusada ante los medios de comunicación por su hermana, Hilda Sandra Cruz Moo de a verla despojado de su patrimonio ubicado en la calle 43 entre 30 y 30-A de la colonia Revolución usando como amenaza el poder político que ha adquirido siendo cobijada por su partido político.

Fundida en lágrimas la declarante aseveró diciendo que “todo mundo creo que la conoce, pero no la conoce, yo si la conozco por qué soy su víctima”, además de que utilizando la política solo para ensañarse con ellas, expuso que ha vivido un verdadero calvario en manos de su hermana quién mandó a vivir a ella y a su hermana la menor como arrimadas en casa de una amiga, sin importarle que ella fue quien vio por su formación académica, quién por ella tiene el título de maestra, a quienes les presume que el puesto que ha adquirido en la política ya que es muy poderoso y recalcándoles que a ella su partido político la apoya y no podrán frenarla.

Comentó que Gladis se aprovechó de ella y puso los papeles de la casa a su nombre y ahora ella, Hilda Sandra, ya fue notificada que se tiene que salir de su propiedad porque el documento aparece como si fuera propiedad de Gladis. El predio en cuestión cuenta con una casa de un solo piso ubicada en la calle 43 entre 30 y avenida Justo Sierra Méndez, en la colonia Revolución.

Fue el pasado 28 de febrero de 2018 se le citó en el Juzgado Primero Mixto Civil, Familiar y Mercantil, para dar resolutivo al Juicio Ordinario Civil Reivindicatorio que mediante el expediente 67/15-2016 promovió en su contra su misma hermana que hoy es la abanderada de Morena para la presidencia de la Junta Municipal de División del Norte.

En lo relativo al juicio la candidata le exige la propiedad y el pago de 300 mil pesos por daños, perjuicios, gastos y costes que se generaran durante este juicio que duró dos años, pero que al final, gracias a las amistades políticas que tiene Gladis Cruz Moo, se inclinó a su favor, dejándola en la calle, por lo que ahora vive arrimada con unos familiares causándole esto un gran dolor por tratarse de la hermana a la que tanto ayudó y tantos sacrificios hizo por ella.