10 frases de Octavio Paz, a 104 años de su nacimiento.

Recordamos hoy con versos y reflexiones al Premio Nobel de Literatura mexicana

279

El escritor Octavio Paz, considerado el mejor autor mexicano de todos los tiempos, nació el 31 de marzo de 1914 en Ciudad de México. Su obra, sobre todo en el terreno de la poesía, el ensayo y la traducción, ha sido llevada a más de 32 idiomas, entre ellos inglés, francés, italiano, ucraniano, chino y japonés. En 1990 obtuvo el Premio Nobel de Literatura y ocho años después, un 31 de abril, falleció en la capital mexicana.

Para saber quién fue y qué hizo exactamente Octavio Paz, basta con leer alguno de sus más de 30 títulos, cuyos temas son tan variados que ponen en evidencia las múltiples preocupaciones de un creador de su talla. Compartimos contigo algunas de sus frases

«Un mundo nace cuando dos se besan».

«El mexicano puede doblarse, humillarse, “agacharse” pero no “rajarse”, esto es, permitir que el mundo exterior penetre en su intimidad».

«El acto mediante el cual el hombre se funda y revela a sí mismo es la poesía»

«Despertar a la historia significa adquirir conciencia de nuestra singularidad, momento de reposo reflexivo antes de entregarnos al hacer».

«El amor nace de un flechazo; la amistad del intercambio frecuente y prolongado. El amor es instantáneo; la amistad requiere tiempo».

«Hombre, árbol de imágenes, palabras que son flores que son frutos que son actos».

«Sin libertad, la democracia es despotismo, sin democracia la libertad es una quimera».

«La poesía nos hace tocar lo impalpable y escuchar la marea del silencio cubriendo un paisaje devastado por el insomnio».

«Una sociedad poseída por el frenesí de producir más para consumir más tiende a convertir las ideas, los sentimientos, el arte, el amor, la amistad y las personas mismas en objetos de consumo».

«Escribí poemas, no poesía, porque se puede discutir interminablemente sobre la segunda mientras que no es difícil convenir en el significado de la palabra poema: un objeto hecho de palabras, destinado a contener y secretar una substancia impalpable, reacia a las definiciones, llamada poesía».