Abunda foco de infección en las principales calles

17
Piden a las autoridades tomar cartas en el asunto, ya que mantener la proliferación de estos animales, si representa un riesgo latente, al recibir una mordida de estos canes.

Una gran cantidad de proliferación de perros callejeros se registran a diario en las distintas colonias de la ciudad, ante la complacencia de las autoridades que no realizan un eficiente programa para levantarlos de las colonias populares y llevarlos al famoso Centro Canino, que se encuentra ubicado en la carretera federal Carmen-Isla Aguada.

Mucha gente reclama ver en cualquier parte de la ciudad una gran cantidad de perros, en su mayoría callejeros y otros que tienen dueño, pero lo peor es que sus dueños prefieren tenerlos en las calles y no en el patio de su casa.

Debido a esta situación, los canes prefieren deambular por las calles lo que provoca un peligro para los transeúntes que a cualquier hora del día se ven en la necesidad de transitar  por cualquier colonia de la ciudad, ya que cuando transitan en bicicletas o en motos, provocan accidentes y que en ocasiones les cuesta la vida.

En relación a las enfermedades de estos animales, el Doctor, Margarito Carrillo Ribero, explicó que en su mayoría las enfermedades de los perros no se transmiten a los seres humanos, sin embargo existen excepciones a esta regla. Los dueños de los perros deben de conocer las enfermedades y sus síntomas para que puedan protegerse a sí mismos y a su familia.

Añadió que muchos tipos de parásitos pueden afectar a los perros, tales como el gusano del corazón, los anquilostomas y otros. Algunos atacan los intestinos del perro y hay tres de ellos que pueden transmitirse a los seres humanos. Los parásitos que pueden infestar a los seres humanos son la anquilostomiasis, las lombrices y las tiñas. Estos tres parásitos infectan al ser humano cuando sus huevos o larvas son ingeridos. Los huevos y las larvas de estos parásitos se encuentran en las heces y en la saliva del perro que está infectado. Estos parásitos generalmente se transmiten a los niños, ya que tienen un sistema inmunológico más débil y tienden a llevarse las manos a la boca sin lavárselas después de haber jugado en la suciedad en la que los huevos están presentes.

Precisó, “la rabia se presenta rara vez debido a que la vacunación es obligatoria, pero aun  así vale la pena mencionarla porque los perros todavía la contraen y la transmiten a los seres humanos en ocasiones. La rabia se transmite cuando un ser humano es mordido por un perro rabioso. La enfermedad se encuentra en la saliva del perro infectado. Si eres mordido por un perro que sospechas que tiene rabia, limpia la herida, aplica medicamentos antibacterianos y busca atención médica de inmediato. La mordida no tiene que ser profunda para transmitir la enfermedad. Solo con romper la piel, la infección se puede transmitir si no se trata adecuadamente”. Finalizó