El Cine Mexicano, desde la “Época de Oro” hasta la actual

El cine en México tiene vieja data: desde 1896 se empezó a conocer el término ‘cine’

142

México es uno de los países con la mayor riqueza cultural de América Latina. Existen muchos símbolos populares que las personas han convertido en emblemas del país, aunque oficialmente no sean parte del patrimonio cultural. Uno de ellos es el “Cine mexicano”.

El cine en México tiene vieja data: desde 1896 se empezó a conocer el término ‘cine’ cuando el presidente de la época, Porfirio Diaz y su familia, pudieron disfrutar de un filme en el Castillo de Chapultepec. Tal hito se produjo gracias a los hermanos Lumière, quienes fabricaron en Francia el cinematógrafo (un aparato parecido a una cámara que grababa y reproducía películas en movimiento) y que apenas un año después enviaron a México con dos de sus proyectistas.

El primer cine de América

 

Días después, el público pudo experimentar lo que Díaz y familia miraron con asombro. El lugar ideal para el evento histórico fue el sótano de un local en Ciudad de México, dado el gusto del presidente por la cultura francesa, quiso emular el día en que los franceses conocieron el cinematógrafo, también en un sótano en París.

Años después de ese acontecimiento, y cerca de sótano donde se proyectó una película por primera en México, se fundó la primera sala de cine llamada “El salón rojo”, esta sería también la primera sala de cine del continente.

Guadalajara y Veracruz fueron las primeras ciudades en las que se grabaron los primeros largometrajes de la historia, “El presidente de la república paseando a caballo en el bosque de Chapultepec”y “Un duelo a pistola en el bosque de Chapultepec” fueron unos de ellos. En total fueron 36 los cortos que los enviados por los hermanos Lumière filmaron en el país. También se realizó una película de lo que hoy se conoce como “Cine mudo”, llamada Riña de hombres en el Zócalo.

Ya desde 1898 ciudadanos mexicanos comenzaron a producir sus propias películas, apenas dos años después de la llegada de los franceses y su cinematógrafo y es que, rápidamente tal producto tuvo mucha aceptación en el público del país. Luego de eso sigue una larga historia de cineastas, productores y un centenar de títulos que dieron pie a la “Época de Oro”.

La Época de Oro del cine mexicano

 

Desde 1936 al año 1959 se vivió lo que hoy se conoce como la Época de Oro del cine mexicano. Durante esos años se realizarían comedias, musicales, terror, pero también se desarrollaron temas sociales, sobre gánsteres, fantasía y más.

Cuando a principios de los años 50 llega la televisión a muchos hogares mexicanos y resto del mundo, el cine empezó a decaer. Los ingresos que estaba teniendo la industria comenzaron a disminuir considerablemente porque las personas preferían esa otra innovación llamada televisión.

Sin embargo, desde Estados Unidos inició una lucha contra esa ‘nueva amenaza’ al cine. Los productores y fabricantes comenzaron a desarrollar nuevas formas de ver y producir cine. Esto como una clara queja hacia la televisión de la época, que era muy deficiente. Con la mejora de la imagen en el cine pretendían atrapar de nuevo a los consumidores.

Esto hizo que los costos de proyección adaptadas a las nuevas producciones cinematográficas se elevaran, de allí que el cine en México entrara en una crisis.

Ya luego de solventar ese inconveniente se comenzó a crear filmes con un nuevo aire, con géneros un poco más realistas y producciones independientes.

El cine actual

 

La historia del cine mexicano entró en decadencia en la década de los 80, durante una de las peores crisis económicas del país.El cine independiente y películas de proyección privada darían la cara por la industria y la mantendrían más o menos activa. En esa época se crearía el Instituto Mexicano de Cinematografía, organización que ahora está bajo el control de la Secretaría de Cultura.

Fue prácticamente en 1992 cuando la industria daría un vuelco cuando con la proyección de Como agua para chocolate. Fue una de las películas más taquilleras de ese año y varios títulos que también se estrenaron entre el 90 y 92 le inyectaron vida al cine mexicano. Comenzaron a aparecer nombres de cineastas brillantes como Guillermo Del Toro y Alfonso Cuarón, ambos ganadores del Oscar.

Películas como Amores perros (200) y Babel (2006), ambas del cuatro veces ganador del Oscar, son parte de los largometrajes que hacen parte de la lista de clásicos del cine moderno que han sido reconocidas por muchos premios.

Roma es una película que ha dado mucha tela que cortar y se perfila como otra de las ganadoras de muchos premios internacionales, pero solo es una muestra de todo el camino recorrido durante más de 120 años de cine en el país.