Pasan 28 para ser jurados

Nada fácil ha resultado la elecciones de los ciudadanos norteamericanos que enjuiciarán al capo

2
Imágenes en la sala de la corte donde comparece el narcotraficante mexicano.

La selección del jurado que enjuiciará al capo Joaquín El Chapo Guzmán Loera no ha sido nada fácil. De 45 personas entrevistadas, solo pasaron 28 a la segunda etapa, la de la lista final.

El desafío es mayúsculo: la Corte del Distrito de Brooklyn busca jurados que poco o nada sepan del acusado, quien fue señalado como el narcotraficante más poderoso del planeta.

Pero es una tarea difícil, sobre todo porque se trata de un personaje público sobre el que la prensa le ha dado seguimiento, además de que hay libros, series y películas sobre su vida.

Brian Cogan, el juez Cogan de la Corte de Distrito de Brooklyn que lleva la causa, lo dijo así: “En cierta forma, este caso no tiene precedentes; la atención que ha atraído ha sido extraordinaria”.

Poco a poco fueron entrevistados los potenciales jurados –que permanecerán anónimos mientras dura el juicio–, y entre ellos hubo de todo: desde un imitador de Michael Jackson, que se teme pueda descubrirse su identidad, hasta un fan que buscaba un autógrafo del capo, pasando por un hombre que dijo conocer un sándwich bautizado El Chapo, “muy sabroso”.

Otros más dijeron saber del oriundo de Sinaloa por las narco series, por la entrevista que tuvo con Kate del Castillo y Sean Pean, o porque habían hecho una búsqueda en internet.

La pregunta 48 del cuestionario a todos los potenciales jurados, rezaba: “El caso por el que usted ha sido requerido está relacionado con el acusado JOAQUÍN ARCHIVALDO GUZMÁN LOERA, también conocido como el Chapo. ¿Ha leído, visto o escuchado algo sobre el acusado, el caso o la gente involucrada?”.

La mayoría contestó que sí, pues es difícil que alguna persona –con acceso a los medios tradicionales de información– ignore quién es El Chapo. Más ahora que su proceso ha sido llamado El juicio del siglo.

Paula Hannaford-Agor, directora del Centro para Estudios del Jurado en el Centro Nacional para las Cortes Estatales, lo resumió así: “Hay muchos puntos sensibles donde es probable que los miembros del jurado sean excusados por una causa que va más allá de un ‘sí, esto suena como un asunto largo y desagradable”.

EL CAPO, PRESENTE 
A través de un intérprete, el otrora líder del Cártel de Sinaloa escuchaba desde el banquillo de los acusados.

Vestido de civil, luego de un rato, El Chapo prescindió del uso de los audífonos donde escuchaba la traducción simultánea, alegando una dolencia auditiva producto del encierro de ya 22 meses en Estados Unidos.