Docentes manipulan a estudiantes

Maestros promueven vicios, pornografía y monopolizan la cooperativa escolar para generar algunos ahorritos extras a sus quincenas.

20
Padres piden intervención de la Secretaría de Educación para resolver este problema.

CALAKMUL. Sin importarles el sacrificio con el que padres de familias tienen que hacer para enviar a sus hijos a los colegios del municipio, directivos y personal docente de la Escuela Secundaria Técnica Número 34, ubicada en Xpujil, tienen secuestrada la cooperativa, en donde estos, venden productos a precios casi exorbitantes, para agregarle unos pesos más a las grandes nóminas que la Secretaría de Educación del Estado (Seduc), les paga de manera puntual quincena a quincena.

A manera de monopolio, el director del plantel educativo, en complicidad con los docentes obligan a los alumnos a comprar solamente dentro de las instalaciones de la escuela, a cambio de un porcentaje mayor en la calificación, dejando en desventajas a comerciantes que se acercan a los alrededores del colegio a ofrecer más baratos sus productos, y peor aún la escuela al ver esta situación, cobra los ambulante hasta 250 pesos por día para que sigan ofreciendo sus productos a los estudiantes a manera que no se vean perjudicados por la competencia, volviendo la cooperativa en un negocio redondo para el director y secuaces cómplices.

Ante esta situación, un grupo de estudiantes y padres de familias de la Escuela Secundaria Técnica Número 34, alzaron la voz y denunciaron este hecho, así mismo hacen un llamado a la Secretaría de Educación del Estado de Campeche (Seduc), para intervenir lo antes posible y poner un alto a esta situación que perjudica principalmente a los tutores, debido a que muchas veces son obligados los alumnos a comprar en la escuela, y estos no cuentan en el suficiente capital para invertirlo en el “ahorrito” del personal docente.

De igual forma los padres dieron a conocer que los maestros consienten el consumo de sustancias toxicas dentro del plantel educativo, sin hacerles una llamada de atención, y en las últimas semanas han promovido la pornografía entre los educandos, situación intolerable para los paterfamilias.