Joven colombiana queda en silla de ruedas por tatuaje

A los 14 años se tatuó la frase 'No me dejes caer jamás', bajo el seno y adquirió una bacteria que le afectó la médula.

35
La joven estuvo un año estuvo hospitalizada.

BOGOTÁ, COLOMBIA. Luisa Fernanda Buitrago, colombiana de 16 años pagó caro el tatuaje que se hizo dos años atrás por unos 13 dólares, mientras estaba embarazada, pues sufrió una grave infección que la llevó a perder su bebé y la dejó en silla de ruedas.

La joven, a los 14 años de edad se tatuó debajo de un seno la frase “No me dejes caer jamás”, y a los 15 días caía hospitalizada. La falta de asepsia en el proceso del tatuaje le contagió una bacteria que afectó su médula espinal y el nervio ciático.

“Empecé con un dolor de espalda, sentía hormigueo en los pies, se me inflamó el estómago, no sentía las partes íntimas”, contó.

Los exámenes médicos descubrieron que una bacteria le afectó el nervio ciático y la médula espinal, que le ocasionó pérdida de sensibilidad en las piernas.

A través de una resonancia, los galenos se dieron cuenta que tenía una infección en toda la espalda, por lo que fue sometida a varias cirugías para drenar y lavar la columna, tuvo un año hospitalizada.

Además, durante el tratamiento con medicamentos tuvo un aborto espontáneo y perdió su bebé.

Por el momento, Luisa espera por una nueva cirugía que podría permitirle volver a sentir sus piernas.