Aumenta la presión de los empresarios

La clase empresarial teme que el eventual triunfo de AMLO en las urnas pueda afectar sus intereses económicos.

243
Las andanadas de la clase empresarial ante un eventual triunfo en las urnas de Andrés Manuel López Obrador, no cesan.

Primero fue Carlos Slim Helú, quien de manera velada, criticó la negativa de AMLO a la edificación del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, pues afectaría sus intereses económicos.

Luego siguieron las descalificaciones para el abanderado de Morena por parte del Consejo Mexicano de Negocios (CMN) y otros organismos empresariales como la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

A la víspera, el propio Andrés Manuel había señalado que empresarios conspiraban en su contra, como Alberto Bailléres González (El Palacio de Hierro, Grupo Peñoles, Grupo Nacional Provincial, etc); Germán Larrea Mota de Velasco (Grupo Peñoles); Claudio X. González (accionista principal de Kimberly Clark de México); Alejandro Ramírez (principal accionista de la cadena Cinépolis) y Eduardo Tricio (presidente del consejo de administración de Lala y accionista en Aeroméxico).

Y a esta embestida, ahora se suman empresas como Herdez, Vasconia, FEMSA, además del Grupo México, de Germán Larrea, quienes advierten del riesgo que corren los mexicanos al elegir a un “gobierno populista”.

En este sentido, desde el fin de semana, directivos de estos grupos empresariales mandaron mensajes a sus trabajadores, donde les solicitan razonar su voto el 1 de julio, pues se vendrían tiempos difíciles.