¡A mover el cuerpo!

Los niños están preparados para desarrollar y organizar su cerebro a través de los movimientos innatos.

229

Para incentivar el desarrollo sano de nuestros pequeños realmente no necesitamos hacer gran cosa, ya que los niños están listos para desarrollar y organizar su cerebro ya desde el mismo proceso de gestación cuando las madres los notan moverse en sus vientres.

Con cada movimiento que un bebé realiza, en su cerebro se crean múltiples conexiones neuronales que le hacen organizarse internamente y madurar. El ejercicio se convierte por tanto en el principal motor del desarrollo de un niño, no solamente a nivel psicomotor, sino también a nivel cognitivo.

Un niño que hace muchas actividades físicas recabará del ambiente un sinfín de experiencias sensoriales que enriquecerán su sistema nervioso mucho más que si se quedara menos activo.

EJERCICIO Y APRENDIZAJE 
La vinculación entre movimiento o ejercicio físico y rendimiento académico o intelectual ha quedado sobradamente comprobada a través de diferentes estudios científicos en niños y adultos.

BENEFICIOS DEL MOVIMIENTO 
Estar en constante actividad nos permite usar mejor todos los músculos del cuerpo, incluídos los presentes en los dedos, los ojos o la lengua, partes directamente relacionadas con los procesos académicos de escritura, lectura y habla.

EL GATEO 
Además de desarrollar su musculatura, el hecho de que tu bebé gatee, entre otros muchos beneficios, preparan sus ojos y manos para funcionar mejor, adquieren una estimación de cálculo de distancias a través del braceo o mejoran la integración y comunicación de sus dos hemisferios cerebrales (derecho e izquierdo).

Cuando un niño no atraviesa alguna de estas etapas, o no permanece en ellas el tiempo necesario, su cerebro no recibe toda la información del medio que necesita para madurar correctamente.