Alumnas de preparatoria crean platos de nopal desechables

La competencia nacional entre colegios franciscanos se realizó en San Luis de la Paz, Guanajuato

310

Para contribuir con el cuidado del medio ambiente, las alumnas de preparatoria Luisa Belén Rodríguez Arreola, María Fernanda Cabañas y Aimé González Quintero, así como su maestra titular, Heidi Forero Mayorga, participaron en la semana de la Feria Nacional de la Ciencia, en donde obtuvieron el primer lugar con la elaboración de platos desechables elaborados a base de nopal.

La competencia nacional entre colegios franciscanos se realizó en San Luis de la Paz, Guanajuato, en donde las jóvenes reynosenses presentaron el proyecto de platos desechables elaborados a base de nopal, hojas de plátano, cartón de huevo, bicarbonato y semillas de chía, entre otros ingredientes.

El 95% del material utilizado es nopal y 5% está compuesto por los productos anteriormente mencionados, lo que hace que este artículo sea biodegradable y no afecte al medio ambiente ni contamine el aire, agua o suelo, explicaron que la idea del proyecto es contribuir a bajar en lo posible el índice de desechos en las calles y mejorar el medio ambiente en Reynosa, la región y el país. 

“Al darnos cuenta de la gran cantidad de basura que generan los desechables, ya que se usan y se tiran, decidimos elaborar un plato a base de nopal ya que, además de ser una planta representativa del país, es fácil cultivar, económico y abundante, entre otras ventajas”, comentó.

La químico-farmacobióloga comentó que una vez que el plato es usado se puede utilizar como composta; su periodo de degradación es de tres semanas, aproximadamente.

Expuso que si el plato llegara a algún cuerpo acuático no representa ningún peligro debido a que éste se desintegra y si fuera ingerido por algún pez o algún otro animal no sufriría efectos secundarios ni daños, lo mismo si por accidente algún menor lo muerde no correría riesgo.

Detalló que se seleccionó como base el nopal por ser una planta que se da en cualquier clima, es abundante, barato y la ventaja es que enriquece el suelo, principalmente de aquellos terrenos que han cultivado un mismo producto.

Con información de Excélsior