Empresas se ven obligadas a cerrar

81
El empresario dijo que al ver que no existe fecha para que la isla vuelva a salir adelante, ahora tendrá que dejar la ciudad que mucho la ha apoyado a él y su familia, para emprender nuevos proyectos.

Siguen los cierres de diversos negocios de la isla, esta ocasión tocó a “La Casita Encantada” que se encuentra ubicada en la calle 37 por 28 de la colonia Centro, este negocio familiar que durante muchos años sirvió de principal punto para que los carmelitas compraran calzado para niños y niñas se ve afectado por la economía que actualmente se ve en los bolsillos de los ciudadanos.

Para usuarios de redes sociales ha causado reacciones y asombro, al ver cómo es desmantelado este negocio familiar en el corazón de la isla, esto ante la caída de la industria petrolera, ya que luego de 35 años de labor en Carmen, que ahora pasara a la hacer historia como el comercio de calzado más reconocido de la isla “La Casita Encantada” cerrará sus puertas al público, lo que ha Andrés Bernal, propietario del negocio, indicó que el incremento en el pago de impuestos, y otros requisitos que solicitan las autoridades, además de los costos elevados en el pago de renta de local, lo han obligado a tener que cerrar sus puertas al público.

Explicó la situación que prevalece en la actualidad no le permite continuar solventando su negocio que durante 35 años prestó servicio a los ciudadanos, dijo que contó con dos sucursales más, las cuales traspaso, pero están enfrentando la misma situación económica, la fluidez económica no es la misma de años anteriores.

Remarcó que la renta, el pago de la luz y las pocas ventas que se han ido junto con el petróleo, lo obligan a cerrar la matriz de su negocio, que en años anteriores, lo ayudo para el sustento de su familia debido a que quienes laboraron en esta industria consumían sus productos.

Indicó que no sólo su negocio se encuentra en esta situación, restaurantes de la isla, hoteles, comercios, abarrotes, que se dedicaban a prestar otro tipo de negocios que derivan de la industria petrolera, muchos han cerrados sus puertas y otras más se mantiene adeudados.