Vive devoción a la Lupita

318

La celebración de la Virgen de Guadalupe en Villahermosa no siempre fue como la conocemos. Antes de que el Santuario de la Virgen de Guadalupe existiera en la colonia Primero de mayo, el fervor por la Morenita se vivía en la Catedral del Señor de Tabasco o en altares que los vecinos de las colonias se cooperaban y mandaban a construir, por eso es que en la actualidad observamos muchos nichos dedicados a la virgen.

“La celebración de la virgen es una de las más arraigadas entre los tabasqueños. Antiguamente lo más destacable eran los altares que se ponían a las afueras de las casas y que se adornaban con papel aluminio en colores verde, blanco y rojo. También en el siglo XIX se colocaban lamparitas y velas en donde estaba la virgen y se veía un espectáculo muy bonito en esa época” dijo el historiador, André Ordóñez Capetillo.

Los primeros municipios en tener su recinto guadalupano fueron Centla y Teapa. Fue hasta los años 40 cuando la iglesia abrió sus puertas y trató de ser lo más parecida a la Basílica de Guadalupe en la Cuidad de México “Fue el obispo en ese entonces, Vicente María Camacho, que decide construirla y busca un terreno que fuera como un cerrito para que se recordara al del Tepeyac”, afirmó.

 

Crece fiesta

Tanto es la devoción guadalupana que en un principio la fiesta era sólo de nueve días, posteriormente se extendió al primero de diciembre y ahora inicia el último domingo de noviembre con la coronación de la virgen, a la par de que se han construido otras iglesias dedicadas a la Morenita del Tepeyac, como la que se encuentra en la colonia Guadalupe Borja.

Las peregrinaciones eran más sencillas y menos concurridas. Se realizaban en un pequeño tramo pero ahora cada grupo la realiza desde sede, comunidad o distrito hasta llegar al Santuario.

“Antes se caminaba menos. Fueron los taxistas los que comenzaron a hacer las peregrinaciones más vistosas y adornaban sus unidades. Las peregrinaciones hoy son cuatro o cinco diarias y son numerosas”, mencionó Ordóñez Capetillo, quien apuntó que entre las colonias con mayor antigüedad en este celebración se encuentran Atasta, Tamulté de las barrancas, Guadalupe Borja y Gaviotas.
 

Sello choco

En un hecho casi desconocido por todos los tabasqueños, el canto “La virgen María es nuestra protectora” fue compuesto por Vicente María Camacho y fue entonada por primera vez en la inauguración del Santuario de la Virgen de Guadalupe.


Varias imágenes sobrevivieron a la época del Garridismo.


La Marcha guadalupana fue entonada por primera vez en Tabasco.


En los años pasados las peregrinaciones no eran tan abundantes como ahora.