Guía para cuidar una flor de Nochebuena

150

Con sus hojas verdes, grandes y llamativas flores en forma de estrella y color carmesí, la flor de Nochebuena se ha vuelto un elemento importante para ambientar estas fechas.

Algunas veces su cuidado se torna delicado, ya que necesita luz natural, un riego moderado y bastante humedad.

De origen mexicano, la Flor de Nochebuena no es resistente a las temperaturas frías o muy calientes. Pero con los cuidados esenciales, pueden convertirse hasta en arbustos.

Cuidados:

• Temperatura. Estas plantas suelen ser muy delicadas. Lo ideal es que la mantengas en una temperatura constante, en donde no reciba altas corrientes de aire, pero pueda estar fresca.

• Iluminación. Colócala en un lugar soleado, donde reciba luz natural y la calidez del sol, sin que este pegue directamente en ella. Colocarla en un balcón o ventana será perfecto durante su etapa de floración.

• El riego. Verifica que el envase donde se encuentra tenga drenaje, el riego debe ser abundante, pero también debes estar pendiente de que la planta haya absorbido completamente el riego antes de hacerlo nuevamente. Si está floreciendo o hace mucho calor entonces tienes que aumentarlo.

• Hojas. No riegues las hojas, esto hace que el sol las queme, pierdan su color o le salgan manchas. Si sus hojas se ven amarillas o las ramas se debilitan y doblan, puede deberse a falta de luz o estés poniéndoles mucha agua.

• Dales luz, sombra, agua, pódalas luego de la floración y abona su tierra y verás que puede durar más allá de las navidades.