Musicaterapia, efectos en pacientes con alzheimer

15

La música retrasa cierta disfunción conductual no deseada en pacientes que padecen alzhéimer, ello al estar expuestos a ritmos que les permiten ejercitar la memoria y recordar varias épocas de su vida, informó el portal Milenio.

Estudios realizados por especialistas en neurociencias del Instituto Nacional de Psiquiatría, la UNAM y organismos privados como Belmont Village Senior Living muestran una reducción significativa de algunos síntomas cuando las personas con el padecimiento son expuestas a la musicaterapia, ya que se comprobó que el área encargada de recordar la identidad sonora no se ve deteriorada por la enfermedad, lo que perfila al método como una estrategia complementaria, eficaz y no farmacológica en el tratamiento de este mal.

El especialista refirió que de acuerdo a un metaanálisis publicado en la revista Ageing Research Reviews —el cual fue elaborado a partir de 34 estudios realizados en los últimos 25 años, con casi dos mil personas con deterioro cognitivo y disfunción conductual— la musicaterapia tiene efectos positivos sobre el comportamiento nervioso y la ansiedad de los pacientes, además está asociada con el mejoramiento de la función cognitiva, la depresión y la calidad de vida.

“El efecto que tiene la música sobre el tálamo y la corteza cerebral permite el contacto con pacientes que han perdido la habilidad verbal a causa de episodios de confusión, autistas, alucinatorios o depresivos”, destacó el también investigador visitante del Centro de Música y el Cerebro, de la Universidad de Aarhus en Dinamarca.

Más de 350 mil personas

El residencial Belmont Village Senior Living destaca la historia de una paciente que padece alzhéimer y que fue tratada con musicaterapia: “Ella no hablaba ni emitía ningún sonido. Un día, por casualidad, se le puso un bolero y comenzó a querer cantar”.

La enfermedad afecta a más de 350 mil personas en México y constituye un problema mundial de salud pública que impacta a los adultos mayores y que tiene tendencia a incrementarse. Se presenta con problemas severos en la memoria y función de la persona en su vida diaria, al grado de generarle invalidez. El doctor de la Garza reiteró que se debe prestar atención a los síntomas:

“Hay que diferenciar entre un olvido normal y otro que ya es recurrente. De inmediato hay que ir con un especialista. Hay enfermos que tardan hasta 10 años en solicitar un diagnóstico”.

“La música es una de las herramientas utilizadas en los programas que ofrecemos, ya que funge como un hilo conductor de historias y narrativas, recuerdos de vida, maneras de interactuar con los demás y, sobre todo, es un mecanismo que ayuda a revivir y resonar emociones y sentimientos”, indicó Francisco Javier Mesa Ríos, psiquiatra y director médico de Belmont Village Senior Living. 

Con información de Milenio