Con sello de la Liga MX

El vínculo es creciente entre jugadores y entrenadores del futbol mexicano que van al tico como alternativa.

10

El Clausura 2011 de la Liga MX y los Gallos Blancos de ese torneo son hoy, curiosamente, piezas clave para la Selección de Costa Rica, próximo rival del Tricolor en los Cuartos de Final de la Copa Oro.

Fue en ese semestre y en ese plantel donde se conocieron el uruguayo Gustavo Matosas y el mexicano Héctor Altamirano, hoy entrenador y auxiliar técnico del combinado tico, respectivamente, cuando el segundo todavía era su pupilo como futbolista.

Pero para reencontrarse en Costa Rica transcurrieron muchas cosas. Después de Querétaro, Matosas regresó a la Liga, en el Ascenso MX para tomar al León, ascenderlo en 2012 y hacerlo Campeón en Primera División al año siguiente.

A ello le siguió el América y experiencias en Arabia Saudita, Argentina y Paraguay, entre otras. Tras la experiencia con Matosas, el Pity continuó como futbolista un año más en Cruz Azul, para luego comenzar a picar piedra como estratega en las fuerzas básicas del Querétaro desde 2012, hasta convertirse en DT de Cimarrones de Sonora en el Apertura 2018, cuando abandonó el país para gritar: “¡Pura vida!” junto a Matosas.