ALTAS TEMPERATURAS; NOCIVAS PARA LA SALUD DE CIUDADANOS

Exhortan a campechanos de la Isla, a cuidar a menores de edad y personas de la tercera edad, a fin de evitar graves consecuencias.

47

CD DEL CARMEN. Ante el incremento de temperaturas extremas en la Isla, la Secretaría de Salud hace un llamado a la ciudadanía para evitar enfermedades gastroenteritis, diarrea, deshidratación, golpe de calor, así como afectaciones en la piel, a través de recomendaciones que protegen principalmente a niños, niñas menores de 5 años y adultos mayores de 60 años.


Por ello se recomienda evitar la exposición a altas temperaturas, utilizar bloqueador solar, hidratarse de manera permanente y cuidado especial a personas con diabetes, hipertensos, con sobrepeso, y/o problemas cardiacos.


También lavar las manos frecuentemente antes de comer, servir, preparar alimentos y después de ir al baño; evitar consumir bebidas en la calle y alcohólicas; y ante cualquier malestar es importante evitar la automedicación, lo mejor es acudir a la unidad médica más cercana.


En casa, es prioridad desinfectar frutas, verduras y hortalizas, también revisar que los pescados y mariscos y carnes rojas estén frescos.

En caso de presentarse deshidratación en bebés se debe acudir inmediato al médico, y los síntomas para identificarla son ojos hundidos, llanto sin lágrimas, mucha sed, labios y lengua secos, irritabilidad, fiebre, vómito, dificultad para respirar y diarrea; los signos de alerta son sed intensa, evacuaciones o vómitos frecuentes, sangre en las evacuaciones, no come o no bebe, fiebre alta y persistente.


Asimismo, es vital protegerse del golpe de calor y agotamiento por calor, evitando la exposición solar en horas de mayor radiación de 11:00 am a 16:00 hrs; elegir las primeras horas para hacer ejercicio y actividades al aire libre, no dejar a niños, niñas y adultos mayores dentro de autos estacionados bajo el sol.


CONSECUENCIAS
Una de las consecuencias de la exposición a altas temperaturas por tiempos prolongados es el golpe de calor, un cuadro médico que se produce cuando la temperatura corporal se eleva por encima de 39.4° centígrados, ya sea por efecto de la condición ambiental o actividad física vigorosa, en la que el organismo es incapaz de regular su temperatura.