Protagonizan accidente en carretera

226
El vehículo en el que se transportaban terminó en pérdida total.

ESCÁRCEGA. Momentos de terror vivieron cuatro adultos mayores, cuando viajaban sobre la carretera federal Villahermosa-Escárcega a tan solo tres kilómetros del entronque al ejido Juan de la Cabada Vera, luego de que estos presuntos sujetos originarios de la blanca Mérida, testigos que ayudaron a los cuatro abuelitos a salir mencionaron que el conductor explico que al llevar varias horas conduciendo este se dormito, lo que provocó que invadiera el carril contrario hasta abandonar la cinta asfáltica.

De acuerdo con los datos proporcionados, se pudo saber que este hecho tuvo lugar a eso de las 15:40 horas del lunes, sobre la vía federal en mención cuando un grupo de cuatro personas de la tercera edad venían procedentes de Villahermosa, Tabasco, a bordo de un automóvil Mitsubishi Lancer, modelo 2006, color blanco y placas de circulación YYB-255-A del estado de Campeche, uno de ellos es una persona del sexo femenino.

Gracias a los datos proporcionados se supo que la persona que venía conduciendo era del sexo masculino y que confirmaran que se dirigían a la ciudad de Mérida, Yucatán, fue cuando a escasos tres kilómetros del entronque de Juan de la Cabada Vera y el entronque que conduce al ejido El Chinal, pusieron fin a su camino, a causa del largo viaje que llevaban ocasionara que el cansancio hiciera estragos en su cuerpo y pestañeara, perdiendo el control del volante e invadieran el carril contrario, por lo que ya sin nada que hacer se fueron varios metros entre la maleza.

Abandonando la cinta asfáltica a toda velocidad, este intento realizar una última maniobra girando el volante, pero en vez de ayudarlos esto provocara que la unidad motriz volcara por varios metros entre la maleza, hasta que fue detenido llantas para arriba por un gran cúmulo de plantas, lo que para la fortuna de los senectos salvara sus vidas.

Pese a que la unidad resulto con daños materiales de gran valor, los cuatro pasajeros resultaron ilesos, con tan solo unos raspones y el susto, la unidad fue movida por testigos, los que lograron dejarla sobre su costado derecho, por lo que ya en esa posición aprovecharon para sacar a los ocupantes, así como a sus pertenencias, antes de que llegara la policía federal y ordenara que el vehículo fuera trasladado a un corralón para su resguardo.