‘Eres un canallita’

'A pesar de todo aún tengo mi cartera', dice AMLO a la salida del debate, tras acusar a Anaya de mentiroso.

280

AMLO de nuevo es la sensación en el debate. Fue el último en llegar a la sede del campus Tijuana de la UABC, cuando estaba contemplado que sería el primero, según el itinerario. Uno a uno llegan. El primero es José Antonio Meade y Juana Cuevas, siempre sonrientes y amables con los medios. Después arriba Ricardo Anaya con su mujer de la mano, pasa frente a los medios y sólo saluda. No se detiene, a pesar que los reporteros le piden una opinión. “Al final, cuando termine les doy mis impresiones”, alcanza a decir.

Desde un día antes del debate, el sábado, los tres de siempre, sin Margarita, llegaron a Tijuana a la sede de la UABC a ‘ensayar’, mientras Obrador se paseaba, abrazaba y ‘besuqueaba’ en Jalisco con los charros y las amazonas de Ciudad Guzmán, Jocotepec y Tlajomulco.

La sala de prensa de la UABC estalla de risa cuando Anaya se va contra Obrador, se le para enfrente y le muestra una supuesta cifra del desplome de la inversión en la CDMX cuando fue Jefe de Gobierno.

El tabasqueño no responde a la provocación y en cambio se saca su cartera negra de la bolsa trasera de su pantalón y se la guarda en la de adelante. Un reportero que tomaba su café estalla en risa y casi baña a los compañeros.

Después de eso Anaya ya no es el mismo. La cara se le desdibuja y abandona sus propuestas y se dedica a atacar y a atacar a Obrador.

El público ruge cuando Obrador le dice a Anaya que es un mentiroso y farsante: “eres un canallita”. Los dos salones convertidos en sala de prensa de la UABC estallan. Los reporteros, los estudiantes que están de asistentes y los trabajadores que no se pierden detalle, la gozan en alta.

11:03, hora del Centro; 9:03 de la noche, hora de Tijuana. Anaya y Meade se dan con todo en el debate. El panista reparte también para AMLO. “Eres Ricky Rickin, eres un canalla”, replica Obrador y el tabasqueño saca la edición dominical de la Revista Proceso.

“No es mi fuerte la venganza. No los voy a desterrar, no los voy perseguir, no es mi fuerte la venganza”, les dice Obrador.

9:08 de la noche. El Bronco ataca. Se acerca a AMLO a provocarlo. “Se la han pasado peleando entre ellos, son iguales de corruptos”. Saca una tarjeta y le pide al tabasqueño que la firme para renunciar al financiamiento público para Morena. Obrador se saca la cartera de la bolsa del pantalón, la aprieta y se la guarda de nuevo para que no se la vaya a robar El Bronco.

Otra vez el público ruge. Desde los monitores instalados en todos los salones de la UABC no se pierden ningún detalle del debate. Un fotógrafo de plano estalla en aplausos y risas.

21:27 hora de Tijuana, 23:27 tiempo del Centro. La despedida de cada uno de los cuatro. A la salida AMLO se ve sonriente. “Nos fue muy bien; a pesar de todo conservo aún mi cartera”, expresa contento y abandona la UABC.