Ni exilio, ni cacería

Regresarán las desmañanadas si gana. La venganza no es su fuerte.

59

Algunos rostros estallan en risa, otros se ponen serios cuando Andrés Manuel López Obrador anuncia que en su eventual gobierno volverán las “desmañanadas” a las 6:00 en punto, para atender los problemas de inseguridad.

AMLO evocó a los muertos del sismo de septiembre del año pasado, más de 400, lo cual fue muy triste, expresa y las 70 personas que son asesinadas a diario en todo el país. No podemos acostumbrarnos a eso, dijo, “por eso desde las 6:00 de la mañana con el gabinete de seguridad vamos a tomar las decisiones para acabar con la violencia”, remató.

El candidato presidencial de la coalición ‘Juntos Haremos Historia’, llega puntual a Iztacalco, donde lo conocen y lo quieren bien, acompañado por su esposa Beatriz Gutiérrez Muller, quien se desprende del tumulto y aprovecha el “besuqueo” al marido para sacar su celular y tomarle fotos.

Minutos antes se adelanta la candidata a la gubernatura de la CDMX, Claudia Sheinbaum, enfundada en sus jeans de mezclilla y su blusa blanca, quien también causa frenesí entre la multitud que la persigue para la selfie, el saludo y el beso. Ella se deja querer y le dedica tiempo a todos.

El discurso de AMLO es de conciliación y lanza un guiño a sus detractores de la mafia del poder: “No habrá ni exilio ni cacería de brujas; no es mi fuerte la venganza. Lo que va haber es justicia. Nadie se va a tener que ir al extranjero a vivir, no queremos venganza”.

Lo que queremos es justicia y reconciliación, anunció ante el grito de los asistentes que lanzaban mentadas de madre y insultos contra la “mafia del poder”.

El tabasqueño que tiene oído “biónico“, suelta enseguida: “Vamos a reconciliarnos los mexicanos, nada de odios, nada de rencores, tenemos que conseguir la paz entre todos, que ese es un problema muy serio”.

Y vino el mensaje a sus malquerientes: “No es mi fuerte el rencor, así que habrá garantías de que nadie será perseguido, incluso hasta van a poder seguir haciendo negocios, sólo que ya serán lícitos”.

AMLO salió prácticamente “volando” hacia el aeropuerto, hacia El Mante y Tampico, en Tamaulipas.