Mueren 78 reos durante motín en Venezuela

8

Un motín de presos arrojó saldo de al menos 78 muertos, luego de que se desatara un incendio en los calabozos de la Estación de Policía Regional de Carabobo, ubicada en Valencia, una población a dos horas de Caracas.

De acuerdo con reportes extraoficiales entre los fallecidos hay 10 mujeres. El incidente fue considerado uno de los más graves en la historia del país, incluso peor que el ocurrido hace 20 años en la cárcel de Sabaneta.

En la estación estaban recluidos más de un centenar de presos y la situación obligó a las fuerzas de seguridad a desalojar algunas áreas.

En un comunicado, la organización local Una Ventana a la Libertad que defiende los derechos humanos de los presos, denunció que las policías del país se encuentra un “estado de caos” debido a que tienen numerosos reclusos en las comisarías.

Una versión indica que el incidente ocurrió cuando unos detenidos despojaron de su arma a un guardia que resultó herido en la pierna. En medio de la riña se generó un incendio que alcanzó las colchonetas de las celdas, lo que expandió rápidamente el fuego en el lugar.

Cinco camiones de los bomberos se presentaron en el lugar para sofocar las llamas y socorrer a los policías y reclusos. Asimismo, varias ambulancias acudieron para trasladar a los lesionados, según constató la AP en el lugar.

Entre gritos y llantos, varias decenas de familiares de los presos tomaron los alrededores de la comandancia general de la policía para exigir a las autoridades información sobre los detenidos.

La policía lanzó gases lacrimógenos a los familiares para dispersarlos del lugar, que fue tomado por varias decenas de funcionarios del cuerpo de seguridad.

“Yo no sé si mi hijo está vivo o está muerto”, confesó entre llantos Irma Carrera, la madre de un detenido de 24 años.

“Todos estamos muy desesperados porque no nos dicen nada, y lo único que nos lanzan son lacrimógenas”, dijo molesta Norla Isea, amiga de uno de los detenidos, desde una de las calles aledañas al centro policial.

Venezuela cuenta con una treintena de cárceles donde la población, que alcanza cerca de 50 mil reclusos, enfrenta serios problemas de hacinamiento y violencia.