Trasladan el cuerpo del joven estudiante

357
Eligio Ríos Guzmán, viajó a Tabasco a reclamar el cuerpo de su hijo, Diego Eligio Ríos Rojas.

En medio de las lágrimas, llanto y sentimiento, ayer a las 11:15 horas, una funeraria trasladó el ataúd con los restos mortales del joven, estudiante de Preparatoria, Diego Eligio Ríos Rojas, de 18 años de edad, oriundo de Ciudad del Carmen, a su domicilio de la calle 36 C entre calles 15 y 17, de la colonia 20 de Noviembre, quien el sábado en la madrugada fue arrollado en la carretera de la comunidad de Macuspana, Tabasco.

La familia aseguró que el joven estudiante fue embestido por un automóvil, el sábado a las 2:30 horas de la madrugada.

El joven, quien conducía una motocicleta, murió instantáneamente, su muerte de acuerdo a la autopsia de rigor fue por fractura craneoencefálica.

Sufrió fuertes golpes en la cabeza.

El cuerpo fue trasladado a la morgue municipal de Villahermosa, Tabasco, por el servicio médico forense, donde su familia lo reclamó.

Diego Eligio, murió instantáneamente en el accidente carretero.

Sus padres Eligio Ríos Guzmán y Gladys Rojas, pidieron Justicia a las autoridades de la Fiscalía de Tabasco para dar con el Homicida y que no quede impune la muerte de este estudiante y buen hijo.

Los familiares del extinto, reiteraron que instaron a las autoridades de la Fiscalía de Tabasco investiguen hasta la saciedad para detener al sujeto que le arrebató la vida a este joven muchacho, quien tenía anhelos de graduarse de Contador Público, sueño que fue truncado por ese cafre del volante.

El joven era hijo de hogar, ayudaba a su padre y madre, en un puesto de venta de tortas y refrescos, no salía para nada, era buen estudiante, señaló la familia.

La familia informó que el joven Diego Eligio Ríos Rojas, acudió a un evento de motos, a Macuspana, donde participó en esa actividad de motociclistas, y cuando regresaba a Ciudad del Carmen, fue embestido por un “vehículo fantasma” que acabó con los sueños e ilusiones de este joven estudiante.

Vecinos, amigos y familiares lloran inconsolablemente la muerte del joven.